EL SENDERO DE LOS APALACHES: Georgia…North Carolina…Tennessee…Virginia…West Virginia…Maryland…Pennsylvania…New Jersey…New York…Connecticut…Massachusetts…Vermont…New Hampshire…Maine

domingo, 30 de abril de 2017

AT000-Viaje a Springer Mountain

Hola amigos,

Después de algunos apuros en el aeropuerto de Frankfurt, debido al retraso en el vuelo desde Bilbao, llegué el viernes a Atlanta, en Georgia, donde tuve algún inconveniente en los controles policiales. Lo del Appalachian Trail les sonaba muy raro, incluso llegaron a pensar que llevaba embutidos en mi mochila. Ya me hubiera gustado a mí.

Mi estancia en esa ciudad ha sido breve. Apenas descansar del viaje en el hotel Howard Johnson Atlanta Airport, ubicado Phoenix Boulevard, muy cerca del aeropuerto y adaptar mi hoja de ruta a la situación.

El personal de Recepción del hotel, cuando les  he comentado lo que voy a hacer en los próximos meses, sencillamente no daban crédito y alucinaban conmigo. Nos les entraba en la cabeza que alguien pudiera intentar siquiera hacer algo así. Me preguntaban si había venido en coche y que dónde estaba mi "car". Atlanta es una ciudad muy extensa y usan el vehículo para todo. Es muy complicado tomar el pulso a una ciudad cómo esta en apenas unas horas y, por ello, las dificultades a salvar son muchas. Estoy totalmente sorprendido del desconocimiento que tiene la gente sobre los Apalaches. No saben ni lo más básico.

Sábado, 29 Abril

Durante la mañana tengo tiempo para recorrer a pie la ciudad, situarme, y ver poco a poco su modo de vida. Hay mucho movimiento, especialmente en los supermercados, gasolineras, etc., quizá por realizar en este día las compras semanales. No puedo saber el porcentaje de población de color, pero os aseguro que es elevadísima.

Durante varias horas paseo por la zona Sur de Atlanta, recorriendo alguno de los barrios residenciales, con casas bien cuidadas de madera o combinadas con ladrillo caravista, en las que no es raro ver hasta cinco coches aparcados en el porche. Me atrevería a asegurar que uno para cada miembro de la familia… Hay un olor muy especial y agradable en el ambiente, que no consigo averiguar. También me he acercado a ver una iglesia Baptista, en concreto Christian Fellowship Baptist Church, la cual, después de tres intentos he podido visitar. Me hubiera gustado asistir a un oficio religioso, pero no ha podido ser. Durante mi paseo no he visto a nadie caminando. Definitivamente, el coche es aquí un miembro importante de la familia.

Desde Atlanta hay que desplazarse hasta Amicalola Falls State Park, a unas 100 millas al norte, donde se encuentra Springer Mountain, el lugar de salida del Appalachian Trail. Para ello, he regresado al aeropuerto para tomar un autobús hasta Gainesville, con la compañía Greyhound.

Para ir hasta esa localidad la opción más económica es tomar el tren MARTA, desde el aeropuerto hasta la estación Garnett y, saliendo de la misma, a unos pasos, de encuentra el edificio de autobuses (33.748581, -84.396423) de la compañía  Greyhound. El tickect tiene un coste de 28,15 USD$, y la salida del autobús es a las 16:40h

Teóricamente el bus que he cogido me lleva desde Atlanta a Gainesville, donde tendría que haber pasado la noche, pero un error imperdonable del "driver", o conductor del bus, ha hecho que venga a dar las buenas noches a los ciudadanos de Carolina del Sur, teniendo que pernoctar a 167 km al noreste de mi destino previsto, concretamente en Greenville.

Domingo, 30 Abril

A las 09:40h tomo otro autobús de la misma compañía que me lleva de regreso hasta Gainesville, algo que he logrado hacer sin coste alguno.

Debido a este incidente he tenido la oportunidad de viajar en bus durante muchas horas y me han llamado la atención lógicamente numerosas cosas, pero dos especialmente. Una, las carreteras son buenas y no tienen ni un 5% de señales de tráfico que tienen las de España; y dos, no he visto un solo radar en los cientos de km que he realizado. Sacad conclusiones. Al margen de estos dos detalles, os aseguro que Carolina del Sur es una preciosidad de lugar. Sus paisajes y sus casas bien cuidadas son sencillamente esplendidos.

Una vez en Gainesville, junto con una pareja que también tienen la intención de hacer todo el Sendero de una sola vez, hemos contratado un taxi en la misma terminal de autobús. Lloyd, que así se llamaba el taxista, nos lleva a comprar comida para permanecer varios días en la montaña. El supermercado Walmart (34.537288, -83.975704) al que hemos acudido está muy bien y tiene prácticamente de todo, por lo que considero una buena opción, sino la mejor, antes de subir a Springer Mountain.

Comentar que el quemador "camping gaz" que traía para cocinar es incompatible con las botellas de gas que hay aquí, por lo que he tenido que comprar un quemador nuevo, con su carga correspondiente. En mi opinión el coste del taxi me ha parecido muy elevado, aunque no mencionaré el importe.

Llevo muchísimo peso en la mochila. He de aligerarla lo antes posible y eso es porque aún no controlo la situación. Espero que el día a día y la experiencia adquirida a lo largo de la travesía, me irán marcando el patrón a seguir más conveniente para mi, en lo referente a la comida y también en otros aspectos relacionados con la logística, que en el Appalachian Trail es fundamental.

He instalado la tienda en un campsite, pero después de una hora he decidido quitarla, porque contravenía algunas normas básicas de seguridad para con los osos, regresando al Shelter de Springer (34.629300, -84.193657), que había dejado atrás.

En numerosas ocasiones me pregunto porqué hago este tipo de cosas, con lo fácil que sería estar en Canarias o en Andalucía en una playa, descansando, sin hacer absolutamente nada. Supongo que lo hago para sentirme vivo, para comprobar una y otra vez que la vida es luchar contra la adversidad, superarse a si mismo, conocer otras culturas y maneras de hacer las cosas, sentir…, en definitiva aprender y compartir los sueños con los demás. Pienso que, de alguna forma, soy un acumulador de recuerdos, de esos recuerdos vitales e intensos que dejan una huella profunda en el alma y que Antonio Machado definía como estelas en la mar, algo absolutamente esencial para vivir, a mi entender.

Ya con la cena hecha y dentro de mi tienda, me despido con la canción "Abriendo caminos" de Diego Torres y Juan Luis Guerra". Hace viento y llueve con fuerza...

Un abrazo

__________________________________
Tema musical: "Abriendo caminos", de Torres&Guerra 

miércoles, 19 de abril de 2017

Presentación


Hola amigos,

Os presento el que será mi próximo reto de montaña: Completar de una sola vez el denominado Sendero de los Apalaches o Appalachian National Scenic Trail, también conocido por su abreviatura AT. Estamos ante una ruta de largo recorrido, con una longitud de
3500 km. Situaré al lector en este escenario...


Apalaches. Qué son y donde están ubicados.

Los
 Apalaches es una importante cordillera de Norteamérica ubicada al Este de Estados Unidos. Se extienden desde el sureste de Canadá, concretamente desde la provincia de Terranova y Labrador, hasta el centro de Alabama. Debe su nombre a un pueblo nativo americano, los Apalache, que en 1528 fue encontrado por una expedición guiada por Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

Esta cordillera se formó por una serie de colisiones que comenzaron hace más de 480 millones de años, en un proceso gradual. Se sabe que es la cadena montañosa más antigua de Norteamérica, y una de las más antiguas de la Tierra. En su parte septentrional quedan numerosas huellas de las glaciaciones cuaternarias, como los Grandes Lagos. Debido a que América del Norte y África estaban conectados, los Apalaches formaron parte de la misma cadena montañosa que el Atlas, situado hoy en Marruecos.

Las características fisiográficas son muy variadas; en la provincia de Nueva Inglaterra destacan las Montañas Blancas, una pequeña cadena montañosa que forma parte de los Apalaches; las Green Mountains o Montañas Verdes discurren en el estado de Vermont y, en el Este de Estados Unidos, se localiza la Cordillera Azul.

El pico más alto de toda la cordillera es el monte Mitchell, con sus 2037 metros de altitud, ubicado en Carolina del Norte, que también es el más alto del este de Estados Unidos. Por esta cadena montañosa también se abren camino numerosos ríos. Entre los más importantes están el Connecticut, el Hudson, el Delaware, el Schuylkill, el Susquehanna, o el Potomac, que quien más o quien menos, habrá oído hablar de él.

La cordillera es muy rica en diversidad biológica gracias a la variedad de climas y terrenos en los que se asienta. Cuenta con grandes bosques con todo tipo de árboles, entre los que destacan robles, nogales, pinos, abedules, abetos, olmos, álamos y castaños, además de otros árboles de gran porte. Se cuentan por centenares las especies de árboles catalogados.

En cuanto a la fauna, no es menos numerosa. Podemos encontrar todo tipo de animales, entre los que debemos mencionar el oso negro, ciervos, pumas, alces, zorros, mofetas, castores, serpientes y, un largo etcétera.


Travesía. Orígenes

La creación de esta ruta se debe a Benton MacKaye, un ingeniero forestal que, en 1921, concibió un recorrido que uniera, para los habitantes de las grandes ciudades, una serie de granjas y campos de trabajo, permitiendo con ello a los ciudadanos acercarse a la naturaleza salvaje.

El 7 de octubre de 1923 se abre el primer tramo del sendero entre el Parque Estatal de Harriman (Harriman State Park) y Arden, ambos en el Estado de Nueva York.

En marzo de 1925 se crea en Washington el Appalachian Trail Conference, hoy llamada Appalachian Trail Conservancy (ATC).

En 1929, el juez retirado Arthur Perkins y un joven asociado de éste, Myron Avery, se unen a Ned Anderson, un agricultor de Connecticut, para cartografiar el sendero desde Dover (Estado de Nueva York) hasta Kent (Connecticut) y después a Bear Mountain, en la frontera con Massachusetts.


Travesía. Mantenimiento

El sendero es conservado por unos treinta clubes de senderismo y numerosas empresas asociadas. Su gestión corre a cargo del Servicio de Parques Nacionales y del Appalachian Trail Conservancy.


Travesía. Localización





Travesía. Descripción recorrido

La travesía la realizaré en sentido Sur-Norte, para beneficiarme del previsiblemente buen tiempo del Sur a primeros de Mayo, e ir avanzando hacia el Norte conforme vaya entrando el verano. A los que realizan la ruta en esta dirección se les conoce cómo South-Hiker.

Partiré de Springer Mountain, en el estado de Georgia, para recorrer un total de 14 Estados de la Unión, atravesando grandes bosques y Parques Nacionales, hasta alcanzar Katahdin Mountain, en el estado de Maine, pasando antes por North Carolina, Tennessee, Virginia, West Virginia, Maryland, Pensilvania, New Jersey, New York, Connecticut, Massachusetts, 
Vermont y New Hampshire.


Travesía. Historia


Desde la apertura de este camino, hace ya prácticamente un siglo, han sido muchos millones de personas, norteamericanos en su gran mayoría, las que han recorrido algún tramo de este legendario camino, probablemente la ruta de senderismo más conocida del mundo. Como dato, apuntaré que unos 3 millones de personas visitan cada año este Sendero, para caminar en alguno de sus tramos.

También han sido muchos miles los que han intentado completar la totalidad del recorrido de una sola vez. Las estadísticas de todos estos años nos indican que son muy pocas las personas que lo consiguen cada año, alrededor de 200, los cuales son considerados por los norteamericanos como grandes figuras deportivas. Se los conoce con el nombre de Thru-Hikers


Todas las personas que realizan este sendero tienen un apodo, un Nickname Thru-Hiker, con el que se registran y quedan identificados en el Appalachian Trail. En mi caso realizaré la ruta con el apodo 'BASAJAUN', que en la mitología vasca significa "Señor de los bosques". Creo que por mucho que me empeñe, no conseguiré encontrar nunca una palabra que defina mejor la actividad que voy a realizar.

De conseguirlo, sería la primera persona del País Vasco en lograrlo y la segunda de España, salvo que la información de que dispongo sobre este punto no sea la correcta. No cabe duda de que esta singularidad es una motivación añadida. La única persona en lograrlo ha sido mi ya amiga Sonia Ibáñez, en 2013.


Es posible que quien lea este texto piense que realizar esta travesía es una auténtica locura. Efectivamente, lo es. Y quiz
á, a continuación, se pregunte: ¿Merece la pena tanto esfuerzo? Mi respuesta: La merece, sin duda. Los que consideramos el deporte como un modo de vida y lo practicamos con asiduidad e intensidad, en ocasiones de forma extrema, sabemos muy bien que el esfuerzo y la recompensa están directamente relacionados, como un binomio indisoluble. Completar el Appalachian Trail supondrá para mi una enorme satisfacción que anulará de inmediato todos los malos momentos y sufrimientos pasados, algo que quedará grabado "a fuego" en mi corazón para siempre.


Travesía. Mapas



Llamador de Ángeles

Quizá a alguno de los lectores de esta Web le haya sorprendido la imagen de una pequeña joya, colgada en el extremo superior izquierdo del blog, pensando a lo mejor, que nada tiene que ver con el contenido del mismo. Explicaré el motivo de su presencia:

Se trata de un símbolo de protección, conocido como “Llamador de Ángeles”. Una figura esférica de plata de ley, que se presenta en diferentes tamaños y colores, cuyo interior contiene trocitos de plata. Se lleva normalmente al cuello como colgante, aunque también se suele poner en las puertas o en las cunas de los bebes.

Existen varias leyendas sobre la historia y orígenes de estos amuletos. Quizá la más hermosa sea la que nos cuenta que, hace miles de años, los seres humanos vivían en contacto directo con sus Ángeles de la Guarda, y que, por alguna razón, tuvieron que dejar de vivir en comunidad con ellos. Los Ángeles, apenados por la pérdida de la compañía de los humanos les obsequiaron con colgantes esféricos de plata pura que, al agitarlos, sonaran como campanillas. Se despidieron de los humanos y les explicaron que, aunque ya no los volvieran a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escucharan su sonido, el Ángel Guardián acudiría en nuestra ayuda.

Resulta que, leyendo textos sobre Appalachian Trail, he descubierto que en esta travesía hay personas que ayudan desinteresadamente a los senderistas, a los que sorprendentemente llaman Trail Angels. Este sería el motivo por el que uno de estos llamadores de ángeles tiene cabida en este blog. Me ha parecido un buen talismán para este viaje.


Agradecimientos


Hoy en día es muy complicado encontrar un sponsor que apoye económicamente iniciativas deportivas de cualquier tipo, incluida la que pretendo iniciar en los próximos días. Pero aún existen empresas que proporcionan su apoyo, como es el caso del Diario Marca que pondrá a mi disposición su plataforma digital, en la que me han habilitado una página Web para ir relatando el viaje. Dejo aqui el link a este Blog: http://www.marca.com/opinion/blogs.html
Es para mi un honor disponer de un hueco junto a grandes periodistas deportivos de este país. Señalar que este diario es el de mayor difusión en España, con aproximadamente 2,5 millones de lectores diarios.


También quiero mencionar aquí a Sebastián Álvaro, nombre de referencia en el alpinismo y en el periodismo, en ese periodismo hecho con el corazón. Quien no recuerda su trabajo como Director de "Al filo de lo imposible". Su biografía es tan extensa que llenaría varias páginas en este blog. Gracias Sebas por tu ayuda en la conformación de esta aventura que estoy a punto de iniciar.


Recorrer de una tirada la totalidad del Sendero supondrá un enorme esfuerzo físico, pero sin duda, la batalla más dura será la que tenga que librar con mi propia cabeza, para hacer frente al cansancio psicológico que se presentará en numerosas ocasiones. Superar los momentos de flaqueza y decaimiento, mediante la voluntad, la perseverancia y la fe en lo que estoy haciendo, mezclado todo ello con vuestro apoyo, será determinante para completar esta ruta.

Además del blog del Diario Marca, también en esta ocasión escribiré la experiencia en este blog personal. De una parte, para dar a conocer una faceta de EEUU completamente desconocida en España; y de otra, para animar quizá a alguno de mis lectores a realizar esta travesía en el futuro. En todo caso, para que podáis seguir las andanzas de este peregrino de la vida y estar así entretenidos, unos minutos al día, alejados de vuestros trabajos y preocupaciones. Mi objetivo es publicar una entrada cada día, siempre que las comunicaciones me permitan hacerlo.  

Además del deporte, la música es otra de mis pasiones y, por esta razón, he querido habilitar en esta Web un apartado para presentar una 
canción en cada post que publique, algo que de algún modo indicará mi estado de ánimo. Quiero que sea mi admirado David Garrett quien, con su melodía "Viva la vida", ilumine la presentación de este blog y marque el inicio de esta aventura.

Espero hacerlo bien y no comprometer o poner en riesgo a nadie con mi actividad, a mí mismo el primero. Y por supuesto, hacer todos los amigos que pueda, absorbiendo el máximo conocimiento que me sea posible de los lugares y personas con las que tendré contacto.

Es conocido el dicho: “Todo refugio o casa resulta temporal, porque nuestro verdadero hogar es la naturaleza”. Si esto es así,
durante los próximos cinco o seis meses, viviré y caminaré por mi propia casa.

Os emplazo al próximo día 1 de Mayo, fecha en la que iniciaré el recorrido.

Un abraz
o
_____________________________
Tema musical: "Viva la vida", de David Garret