EL SENDERO DE LOS APALACHES: Georgia…North Carolina…Tennessee…Virginia…West Virginia…Maryland…Pennsylvania…New Jersey…New York…Connecticut…Massachusetts…Vermont…New Hampshire…Maine

viernes, 30 de junio de 2017

AT028-Bearfence Mountain Hut a Tom Floyd Wayside Shelter

Hola amigos,

Os comento lo sucedido en el Appalachian Trail estos últimos días.


Jueves, 29 de Junio

Bearfence Mountain Hut a Thornton Gap, US.211 (Luray  - Open Arms Hostel)

Duermo solo en el Shelter, con varias tiendas de campaña instaladas en los alrededores. Hoy si he podido dormir y descansar, aunque ha habido animales alrededor de la cabaña.  Son las seis de la mañana y siento que la noche ha pasado sin que me diera cuenta. He de ponerme de nuevo en marcha. Reconozco que me cuesta, más aún si hace algo de frío.

Después de desayunar, inicio el recorrido dirigiéndome hacía el Sendero. El Shelter está un poco alejado  de la ruta, algo que llevo regular, tirando a mal, ya que añades kilómetros a la ya abultada cifra.

La jornada de hoy no presenta grandes desniveles y discurre en general por encima de los mil metros de altitud. Quizá la subida a Rock Spring Cabin&Hut sea lo que me ha parecido mas laborioso. Y ya al finalizar el día, The Pinnacle Mountain, para poco después, bajar pronunciadamente desde Marys Rock a Thornton Gap US.211

Al llegar a este punto hago autostop para ir al Hostel Open Arms at the Edge que se encuentra en la ciudad de Luray, distante varias millas. En esta ocasión tengo mucha suerte y se detiene el primer coche que pasa. Al volante un hombre joven muy simpático llamado Ken. Me lleva hasta la misma puerta del Hostel, mientras hablamos del Appalachian Trail y del Parque Nacional Shenandoah, que estoy recorriendo. Nos despedimos con un abrazo.  ¡Gracias Ken! Mi Trail Ángel de hoy…

Ya aquí en el Hotel me reciben Alison y su hijo Lee. Por fin puedo asearme, lavar toda la ropa y el saco de dormir. 

Sobre las siete de la tarde, ella nos lleva en su coche al centro de la ciudad, a mí y a otros dos compañeros, para ir a cenar a un restaurante mexicano y comprar algunas provisiones en un Market próximo. El restaurante, de nombre "Rancho viejo", debo decir que muy bien. He cenado arroz con camarón, que les ha llevado su tiempo cocinarlo, y una cerveza de México. El restaurante bonito, con decoración típica de ese país y a rebosar de comensales. La atención del maître Emilio magnífica. Después, casi sin tiempo material para ello, corriendo a realizar la compra. Alison nos viene a recoger para llevarnos de nuevo al Hostel, en cuyo porche permanezco hasta bien entrada la noche, junto a otras personas. Realmente se está muy bien y da pereza irse a dormir…

¡Buenas noches!

Posición en el Hostel:  38.669312, -78.433338 y 253 m de altitud


En el dia de hoy, Viernes, 30 de Junio

Thornton Gap, US.211 (Luray  - Open Arms Hostel) a Tom Floyd Wayside Shelter 

Como en otras ocasiones que he pasado la noche en un Hostel, he dormido poco, incluso en ésta ocasión, en la que he dispuesto de una habitación para mí solo. Supongo que de alguna forma te haces a dormir en el suelo en el bosque y cuándo tienes una cama pues no consigues dormir bien.

Tener todo limpio es un gustazo y da ánimos para continuar. En el Hostel hay un gran mapa mundial colgado de la pared, en el que están pinchados alfileres de colores, que representan a los Thru-Hikers en relación a sus países de origen. Ya hay dos alfileres, uno en Madrid y otro en Bilbao.

Alison son devuelve en su coche al Appalachian Trail, al punto donde dejamos ayer la ruta. Nuevamente hoy intentaré hacer al menos veinte millas. Sobre el papel, el trazado es más complejo y con más desnivel que en la jornada precedente.

El ascenso a los diferentes Skyline Drive, al menos en número de cinco, situados en otras tantas cumbres, ha sido lo más laborioso del día. En uno de ellos, Elkwallow Gap Wayside, coincido con "Churchill " para comer.

Llego a mi destino agotado, pero aún tendré que hacer un esfuerzo añadido: Conseguir agua. Esto supone bajar por la ladera durante un largo rato y volver a subir. A mí me ha llevado media hora este "trail water".

Ceno en el Shelter con Julia y Jonás. Compartimos los chorizos y el queso (¡les ha encantado Sonia!) y la pasta que han cocinado ellos, que también está muy rica, mientras hablamos de mil cosas. Después, ellos se van a caminar otras dos millas, mientras que yo me quedo a pasar la noche en la cabaña.

Hoy se cumple el segundo mes en el Appalachian Trail, el segundo curso en mi particular licenciatura de montaña. Poco a poco he ido dejando atrás las grandes cumbres de Georgia, con sus profundos y cerrados bosques, las maravillosas Cherokee Smoky Mountains, etc., para dar paso a un tipo de bosque más abierto y amable, aunque también tenga lo suyo. Sin lugar a dudas, este mes ha sido más llevadero que el primero, posiblemente debido a la experiencia acumulada. Debo tener en cuenta y combatir el hecho de que la fatiga psicológica está llamando a mi puerta.

Además de haber llegado hasta aquí, quizá el logro más importante en este mes haya sido el haber conseguido frenar la caída constante de peso. He llegado a verme con 10-11 kilos menos, pasando a ser algo así como un montón de huesos envasados al vacío con mi propia piel. Sin duda debo descansar unos días y tratar de olvidarme del color verde, para iniciar el tercer mes en el Appalachian Trail con ilusión y ánimos renovados e ir durante este próximo mes a por ese tercer curso que me proporcionará una diplomatura y me situará a las puertas de conseguir el objetivo que pretendo, ese sueño que aún habré de bañar con mucho sudor…

Ya daba por hecho que estaría solo en el Shelter, pero al anochecer, mientras escribo esto, llega el que será mi compañero de sueños. Hablo un poco con él mientras me meto en el saco de dormir. Su nombre Jerry. Esta claro que el día no terminará aquí. Al cabo de unos minutos se acerca otra persona, que más tarde se presentará como Stuard. Habla primero con Jerry y después me llama para preguntarme se quiero tomar un vino con ellos. De un brinco me levanto del saco y me acerco a la mesa que está frente al Shelter. Me sirve el vino, lo huelo y, sin probarlo, le digo que está muy bueno. Me responde que es de Francia. 

Y aquí estamos, completamente a oscuras, bajo los arboles y las estrellas, hablando de nuestros países y aficiones. Se incorpora a la mesa Susan, la esposa de Stuard. Durante hora y media permanecemos juntos los cuatro, felices…, compartiendo nuestras vidas y un magnífico vino, mientras pienso que éste es el mejor cierre posible para el mes de Junio en Appalachian Trail. ¡Thanks Stuard por tu generosidad y amabilidad!

¡Felices sueños! 

Posición en el Shelter:  38.850302, -78.163557 y 628 m de altitud

Os dejo con la canción "Another try" de Josh Turner

Un abrazo



miércoles, 28 de junio de 2017

AT027- Waynesboro (AT Hiker Campsite) a Bearfence Mountain Hut

Hola amigos,

Os comento lo sucedido en el Appalachian Trail estos últimos días.


Lunes, 26 de Junio

Waynesboro (AT Hiker Campsite) a Spring milla 870,8 (Tent)

Se suponía que hoy a las 9h se acercaría al camping el anciano que ayer me trajo en su coche, con el fin de llevarme a la Post Office, y después al Appalachian Trail. Si ha venido, no le visto y he estado atento. Espero unos diez minutos por si apareciera y, cómo no lo hace, decido ir caminando, aunque está lejos.

Por fin, preguntando a uno y a otro, doy con la Oficina Postal. Aquí recojo el paquete que Sonia me ha enviado desde España y reenvío mi caja a Harpers Ferry, después de meter en ella materiales que creo no voy a usar, al menos en el próximo mes. En mi mochila solo ha quedado lo que considero "mínimos de seguridad". Con ello aligero el peso de la misma en algo más de un kilo.

No tengo muy claro donde estoy  exactamente y menos aún cómo dirigirme al Sendero. No quiero agobiarme y decido comenzar el día desayunando lo mejor que pueda. Doy con un sitio bonito, especial, muy norteamericano y clásico, con calidad, como finalmente ha resultado ser. Aquí me espera un plato con tostadas de pan integral, mermelada, huevos revueltos con beicon y patatas fritas hechas a mano, con su piel. ¿Sabéis que la piel de la patata es lo que más fibra tiene, con gran diferencia sobre otros productos? Eso que pelamos y tiramos todos nosotros a la basura. La música de jazz invita a quedarse, y es lo que he hecho durante hora y media.  Aquí me encuentro de nuevo con "tiger". Hablamos un rato y se va a otra mesa, porque la que yo ocupo es minúscula (seguramente traída de Francia). La ventaja, es que es la única mesa que tiene enchufes en un costado. Cuándo me voy el comedor está lleno. Ahora se sirve el lunch.

Desde la ciudad  hasta el Appalachian Trail hay seis millas, unas tres horas caminando por asfalto y carretera. De entrada hago autostop durante un largo rato, pero no se detiene ningún coche, así que decido ir caminando a la vez que hago autostop. Después de hora y media, se detiene un vehículo, en el que viaja un matrimonio de Tennessee, Glenn y Jane Beasley, quienes me acercan al Sendero, después de ofrecerme agua y preguntarme si tengo comida. Me ha encantado esta pareja por su especial amabilidad y simpatía. Nos hacemos unas fotografías al despedirnos. ¡Thanks my Trail Ángels!

El trayecto hasta el lugar dónde he montado la tienda de campaña lo he realizado a partir de las 13,30h. Son pocas las millas recorridas, pero me ha costado un montón. Hoy me siento un poco débil, supongo que estar demasiado tiempo en Waynesboro me ha echado a perder…

Ya entrada la noche oigo llegar una pareja, que instalan su tienda de campaña junto a la mía.

A ver mañana. ¡Buenas noches! 

Posición en la tienda:  38.097110, -78.778231 y 677 m de altitud


Martes, 27 de Junio

Spring milla 870,8 (Tent) a Pinefield Hut

Me levanto muy pronto, descuelgo mi bolsa de comida del árbol dónde la puse ayer noche y regreso a la tiendas. Desayuno en su interior y embalo todas mis pertenencias en la mochila. 

Salgo al exterior y saludo al chico de la otra tienda. Al decirle que soy de España me dice que su pareja habla español. De repente oigo: "Jon, tú eres Jon, de Bilbao… ". ¡Me quedo pasmado! De la tienda asoma la que luego se presentará como Julia, una chica de México. Me dice que lleva mucho tiempo siguiéndome y leyendo mis comentarios en los libros de registro de los Shelter. Hablamos un buen rato. Me ha encantado conocerla. Es muy simpática y alegre, está siempre riendo. Y por supuesto, también lo ha sido conocer a Jonás. Nos despedimos con un abrazo.

Por delante una larguísima jornada de cuarenta kilómetros, en un recorrido sin grandes desniveles, pero si un continúo subir y bajar, rompe piernas. Me encuentro peor que ayer, con dolor de estómago, frío y mala gana. Aún así, me he propuesto llegar a Harpers Ferry el próximo 3 de Julio, para intentar vivir algo muy especial, que compensará este esfuerzo añadido. Esto supone hacer 35 km diarios hasta ese día. Espero conseguirlo…

Las montañas más representativas de la jornada han sido Black Rock y Loft Mountain, donde se encuentra el Campground. (Un Campgruound es un área recreativa, con servicios, tienda donde poder comprar un poco de todo, y dónde entre otras cosas, te puedes duchar y lavar la ropa) . Estoy descansando en el Hall de entrada cuando se acerca una pareja joven con una niña pequeña, el hombre se dirige hacia mí, mientras saca un billete de 5 dólares y pregunta si soy un Thru-Hiker. Al responderle afirmativamente, me dice que si necesito ducharme, él paga ese servicio, que cuesta precisamente 5USD$. Le digo que se lo agradezco, pero que voy a continuar aún varias millas. Después se dirige a los otros dos compañeros que están conmigo, que también declinan su invitación por el mismo motivo. Estas muestras de empatía hacía personas desconocidas llegan al corazón, además de ser un ejemplo de primer nivel para la pequeña de unos 5 años, que no ha perdido detalle. ¡Muchas gracias!

A partir de aquí, seis largas millas hasta el Shelter en un continúo up and down, donde consigo llegar a las ocho de la tarde. Por suerte había un hueco para mí. Han sido algo más de trece horas las dedicadas al trayecto de hoy.

Un poco de cena caliente y a dormir. Sigo con mucho frío y mal cuerpo.

A ver mañana…

¡Buenas noches!

Posición en el Camping:  38.290277, -78.645362 y 792 m de altitud


En el día de de hoy, Miércoles, 28 de Junio

Pinefield Hut  a Bearfence Mountain Hut

Estos días estoy recorriendo Shenandoah National Park, un parque creado en 1935, sobre más de mil parcelas privadas. Hoy, además del Appalachian Trail, una carretera panorámica de nombre Skyline Drive sigue la cresta de las montañas Blue Ridge a lo largo de 170 km.

He dormido poco y mal. A mi lado, tres hombres, todos ellos componentes de la orquesta "Los Ronqueros", han sido los encargados de amenizar la noche. Es increíble la marcha que tienen. Y además madrugan, antes de las cinco ya se levantan y, esto está muy bien, siempre que sea para irse, pero no para quedarse. Han tardado una hora y cuarenta minutos en marchar, después de hacer todo el ruido posible.
Inicio el recorrido a las siete, con mal cuerpo, sigo igual que ayer. Por delante 33 kilómetros, con un importante desnivel a salvar en Hightop Mountain. El resto, sin grandes dificultades, salvo quizá, el ascenso a Lewis Mountain Campground, dónde he podido descansar antes de llegar al Shelter.

Hoy he visto un oso, aunque lamentablemente no me ha dado tiempo a sacarle una fotografía, porque ha desaparecido rápidamente. Habrá pensado que corría peligro conmigo…jjj También he  podido contemplar de cerca muchos venados, ya que no se asustan y los puedes tener a unos pocos metros. 
Cena con pasta. Necesito comida caliente. Sigo destemplado y con frío. Duermo solo en el Shelter…

¡Buenas noches! 

Posición en el Camping:  38.444017, -78.470325 y 972 m de altitud

Os dejo con la canción "As she's walking away" de Zac Brown Band

Un abrazo



domingo, 25 de junio de 2017

AT026-The Priest Shelter a Waynesboro (AT Hiker Campsite)

Hola amigos,

Os comento lo sucedido en el Appalachian Trail en estos dos días.


Sábado, 24 de Junio

The Priest Shelter a Maupin Field Shelter

Apenas he podido dormir debido al temporal que hemos padecido, con viento muy fuerte y lluvia. El ruido de los árboles y una cierta preocupación por estar debajo de ellos me ha impedido conciliar el sueño. En algún momento el agua, impulsada por el viento lateral, ha entrado dentro de la tienda de campaña. Como siga esto así, creo que lo propio sería comprar un traje de baño, o mejor dos…

Limpio y recojo todo lo mejor que puedo y me pongo en camino a las siete, mi hora habitual de salida. De inicio, un descenso hasta el Road Va.56 Tye River. No tengo batería en el móvil y aprovecho este lugar para tratar de cargarlo con el panel solar, pero es muy poca la intensidad del sol y no hay manera. 

Oigo a unos 200 metros una cortadora de césped y decido acercarme a la granja.  Allí me reciben primero los perros y después su dueño, un hombre muy campechano, de nombre Darrell. Le explico lo que me pasa y sin problema alguno me abre un edificio-taller para que cargue el móvil. Él continúa su labor con la cortadora. Mientras, yo inspecciono el lugar. Estoy en una propiedad de unas dos hectáreas, que linda con un río muy caudaloso. Hay muchos edificios de madera, cabañas de todo tipo para diferentes usos y muchos coches, algunos de ellos antiguos y viejos.

Cuando termina, me invita a recorrer la propiedad e ir a su casa. Nos montamos en su viejo Chevrolet pick-up, mientras pregunta si me gusta la pesca. Ummmhhh ¿A dónde iremos?, tengo curiosidad... Recorremos toda la finca y me lleva a su casa, me enseña las dependencias y, finalmente, subimos a una enorme terraza de madera sobre el río. Allí me explica que es muy truchero y que coge piezas muy grandes. Después tomamos una Coca-Cola y regresamos a su taller. Nos despedimos después de hacernos una fotografía. ¡Gracias Darrell! Mi Trail Ángel  de hoy.

A partir de este lugar ha sido todo subir y subir. Primero Mau-Har y después sus hermanas mayores, Chimney Rocks y Three Ridges Mountain; ésta última, muy difícil de subir, por su altura y longitud, y también, porque todo su tercio superior tiene mucho desnivel, con grandes piedras y pasos complicados y técnicos.

Para mas INRI, en el descenso hacía el Shelter, me equivoco al salir de un mirador y voy hacia atrás, hacía Georgia. Camino aproximadamente una milla con el pensamiento de que no voy bien, porque estoy subiendo. Cuándo veo venir de frente a "tiger", un Thru-Hiker japonés que conocí en el restaurante The Place, en Catawba, se confirman mis sospechas. Hablo con él y a partir de este momento hacemos todo el camino juntos hasta el Shelter. Han sido dos millas más, que os aseguro que duelen mucho.

En la cabaña hay dos norteamericanos que no son Thru-Hiker. Cenamos juntos y uno de ellos me ofrece un vaso de whisky, que acepto. Esto aliviará mis penas y me ayudará a dormir. Está muy bueno.

Ha sido un día  muy duro.

¡Buenas noches! 

Posición en el Shelter:  37.884957, -79.993674 y 857 m de altitud


En el día de hoy, Domingo, 25 de Junio

Maupin Field Shelter a Waynesboro (AT Hiker Campsite)

De entrada voy a decir que el whisky de ayer noche no me ha he hecho nada bien. Tengo el estómago muy revuelto. Es lo que pasa por estar bebiendo agua de los ríos durante casi dos meses.

Salgo a las 6 de la mañana porque quiero llegar a la ciudad de Waynesboro hoy, aunque en principio había pensado hacerlo mañana. El recorrido no presenta grandes desniveles a salvar, pero sí un camino con mucha piedra y roca, que obliga a prestar constante atención. Humpback Mountain ha sido el pico mas elevado. En algunos puntos del trayecto hay varios overlook con magníficas vistas, donde he aprovechado para reponer fuerzas.

Al llegar al Road hago autostop durante un tiempo, hasta que se detiene un vehículo todo terreno pick-up conducido por un hombre muy simpático, de nombre Hamp. Desaloja los numerosos bultos que tiene en la parte de delantera, para que pueda entrar yo, y os aseguro que le ha llevado un buen rato. ¡Es increíble!  Durante el trayecto hablamos del Appalachian Trail. Me sorprende diciéndo que él ha hecho "The Pacific Crest" y parte del AT. En ese momento, pienso: "Es lógico que haya parado. Él comprende perfectamente mi situación…" Le pregunto si en ésta ciudad hay una farmacia (tengo la nariz con heridas por dentro, supongo que debido a infecciones por suciedad). Me dice que sí y me lleva hasta la misma puerta, donde nos despedimos. ¡Thank's Hamp!

Al lado de la farmacia hay un Market. Entro a comprar fruta, yogures y alguna provisión más. Al salir, pregunto a un hombre, que más tarde me dirá que se llama Dany, si sabe dónde se encuentra Grace Evangelical Lutheran Church, un lugar que según mi libro de viaje acoge a Thru-Hiker. Responde afirmativamente a la vez que me pide que espere un poco, que él me acompaña. 

Enfilamos por Wayne Ave. hasta llegar a ese lugar, pero está cerrado. Pregunta si tengo dónde ducharme. Al decirle que no, me lleva al polideportivo municipal. Aquí me facilitan champú y una toalla. En un momento dado, llega incluso a ofrecerme su propia casa para dormir.

Mientras me aseo, se pone en contacto con un señor mayor, que me lleva en su coche hasta el AT Hiker Campsite, una zona de acampada destinada a nuestro servicio, donde pasaré la noche. Aún no sé el nombre de esta persona, pero me ha dicho que vendrá mañana al camping, a las 8,45h, para llevarme en su coche a la Post Office, dónde recogeré el regalo de Sonia. Es conmovedora la ayuda desinteresada que prestan personas anónimas a los Thru-Hiker. ¡Gracias Trail Ángels!

Es media tarde pasada y decido ir a cenar a un sitio típico norteamericano. Doy con un lugar especial: Jake's Bar & Grill. Aquí he cenado una hamburguesa magnífica con dos cervezas en un ambiente con música country estupendos. Estoy como a una milla del camping, anochece y no sé si realmente sabré regresar. ¡Pena de hombre! Pienso que siempre podré llamar al Sheriff. Ahora están en elecciones y hará cualquier cosa para salir reelegido…jjj


Mientras regreso paseando, pienso que no me extraña en absoluto que los norteamericanos consideren a los Thru-Hiker unos héroes. Aquí nadie va caminando a ningún sitio. Como ejemplo, puede valer el tour que me dio ayer Darrell por su propiedad, a bordo de su vieja camioneta.

Por fin llego al Campsite. Muchas tiendas de campaña, que dan un aire especial a este lugar. Sobrevolando el césped una especie de mosquitos muy luminosos. Será el turno de noche...  Me dirijo a una casa próxima, donde he dejado el teléfono móvil para cargar. Antes me atendió la señora, ahora también su marido. Están en el jardín de reposo y ambos se acercan a la valla. Hablamos del Appalachian Trail y de nuestros países. Al preguntarme de dónde soy, le respondo que de España, pero quiere saber exactamente de dónde. ¿North? ¿South?, insiste. Le digo que del Norte, Basque. Me responde: Basques good people. ¿Qué puedo decir? Es el mejor cumplido que una persona puede recibir de su pueblo y da luz al trabajo, esfuerzo, honestidad y buen hacer de muchas generaciones anteriores a la mía. Creo que nuestros hijos están obligados con su trabajo y actitud a preservar esta "tarjeta de presentación".

Es verano pero hace frío. A dormir...

¡Buenas noches! 

Posición en el Camping:  38.060111, -78.890741 y 404 m de altitud

Os dejo con la canción "Proud Mary" de Tina Tunner, un tema con mucha fuerza

Un abrazo



viernes, 23 de junio de 2017

AT025-U.S.501 Va.130 (Glasgow Stanimal’s Hostel) a The Priest Shelter

Hola amigos,

Os comento lo sucedido en el Appalachian Trail en estos dos días.


Jueves, 22 de Junio

U.S.501 Va.130 (Glasgow Stanimal's Hostel) a Posición Tent

Salir de un Hostel muy confortable como es éste para sumergirte en un mar de árboles cuesta lo suyo, podéis creerme. Creo que es, junto con "Top of Georgia", los dos mejores hostel, de todos los que he estado. La relación calidad precio es magnífica, eso sin contar la atención de sus dueños. Robert, el hijo, me ha ayudado en todo, a hacer las gestiones para comprar un nuevo teléfono y contratar una línea de EEUU, llevarme al restaurante para cenar, o llevarme a un hipermercado para comprar provisiones… ¡y acompañarme!

Fijaos lo que voy a decir: Después de realizar las compras le invito a beber y comer algo. Vamos a un establecimiento de bebidas, por supuesto con el coche, y pedimos una Coca-Cola para cada uno, que pago yo, lógicamente. Pues bien, al montar de nuevo en el coche, me dice: Jon is a good person. Él, que lleva horas dedicándome su atención, me dice esto a mí. Es increíble. Lo correcto sería decir: Robert is a good person.

Una vez más, solo puedo mostrar agradecimiento a personas estupendas como él, que convierten en realidad tareas que conllevan una gran dificultad por no disponer de los medios necesarios. ¡Gracias Robert!, mi Trail Ángel en Glasgow. Es él nuevamente quien me devuelve con su coche al Appalachian Trail.

Difícil jornada la de hoy, con más peso en la mochila por las provisiones compradas y por las montañas que hay que superar. La primera de ellas Little Rocky Row, con una replica a continuación aún más dura, Big Rocky Row. Después llegará Bluff Mountain, con mayor altitud, para desde aquí iniciar un paulatino descenso hasta el lugar donde duermo hoy.

Instalo la tienda de campaña. Ceno algo frío, entre otras cosas Peanut, una crema de cacahuete y otros ingredientes, un producto que entre los Thru-Hiker viene a ser algo así como tener a tu disposición el Santo Grial, por la energía que proporciona. Me meto en el saco de dormir, estoy agotado… A diario, tardo un tiempo en poder conciliar el sueño, porque los tobillos están muy doloridos y necesitan serenarse.

¡Buenas noches! 

Posición en la tienda campaña:  37.669424, -79.278050 y 837 m de altitud


En el día de hoy, Viernes, 23 de Junio

Posición Tent a The Priest Shelter

Ha estado lloviendo durante toda la noche aunque, gracias a Dios, ha cesado después de amanecer. El día gris y plomizo, con niebla, pero con temperatura agradable y viento, que ha sido una constante.

Larga jornada la de hoy, con unos 35 km recorridos. El primer obstáculo a sortear Bald Knob, con una dura e interminable subida, que es llevadera por realizarla en las primeras horas del día, con el cuerpo descansado. Después vendrá Cole Mountain y, a partir de aquí, un continúo up and down sin grandes desniveles hasta su tramo final, dónde la pendiente de Priest Mountain que conduce al Shelter del mismo nombre ha sido de lo peor del día, por el cansancio acumulado.

La cabaña es pequeña y cuando llego, ya tarde, no hay sitio, por lo que he de montar la tienda de campaña. Personalmente me gusta más la tienda que el Shelter porque te proporciona intimidad y evitas los ronquidos…jjj, pero también es cierto, que lleva su tiempo instalarla y recogerla al día siguiente. En el Shelter, en muy poco tiempo estás en marcha por las mañanas y tienes más seguridad, pienso. Hoy, por ejemplo, estoy a 1200 metros de altura, sopla viento muy fuerte y dormir bajo los arboles tiene su riesgo.

A ver mañana…

Posición en el Shelter (Tienda)  37.817451, -79.070093 y 1182 m de altitud

Os dejo con la canción "Live is life" de Opus

Un abrazo



miércoles, 21 de junio de 2017

AT024-Lamberts Meadow Shelter a U.S.501 Va.130 (Glasgow Stanimal’s Hostel)

Hola amigos,

Os comento lo sucedido en el Appalachian Trail en estos últimos cuatro días.


Domingo, 18 de Junio

Lamberts Meadow Shelter a Fullhardt Knob Shelter

Hemos dormido tres Thru-Hiker en este pequeño Shelter, ubicado junto al río, Mantis, otra persona y yo. Ha estado lloviendo toda la noche, pero con una temperatura muy agradable. Sin más ruidos que los propios del bosque, a los que ya estoy acostumbrado, he podido dormir y descansar bien.

A las 6,30 diana para ponerme en marcha a las siete de la mañana. El trayecto hasta Daleville apenas sin dificultad , salvo en su tramo final que es muy escarpado, pero con unas vistas estupendas desde el cresterío de Hay Rock Mountain.

Llego a la ciudad y lo primero que veo es un restaurante Pizza Hut. Sin dudarlo entro a comer. El menú: Espaguetis con carne (ración grande y muy ricos), 3 vasos de pepsi-cola de medio litro  y dos cafés.

Después de comer, sobre las dos de la tarde, pongo rumbo a la Post Office, para recoger el paquete que me ha enviado Sonia. Esta oficina se encuentra a una milla del restaurante. Durante un rato hago autostop, pero nadie se detiene, así que decido ir andando. Se está formando una tormenta… Ha sido entrar en la oficina postal y comenzar a llover con fuerza. ¡De ésta me he librado! Aquí permanezco hasta que deja de llover. Menos suerte he tenido con la recogida del paquete. Es domingo y no hay personal para atender a los clientes. Sólo está abierta la oficina para echar cartas o acceder a los buzones de los apartados de correos.

Para no tener que volver atrás busco una alternativa para retomar el Appalachian Trail. Lo consigo siguiendo Valley Road, pero esta vez toca pagar un precio. Una segunda tormenta me alcanza mientras me dirigía al Sendero. Es muy difícil tener suerte dos veces en el mismo día. Hace mucho calor, bochorno, al punto de que un hombre que estaba sentado en el porche de su casa, al verme pasar con una sudada que no veas, me regala una botella de agua fría. ¡Es la leche! Gracias…

Esta botella de agua y las pepsi-colas que he tomado han sido providenciales, ya que la subida hasta el Shelter ha sido muy dura por la pendiente, longitud y calor que ha hecho. En todo el recorrido hasta llegar a la cima de Fullhardt Knob, dónde se encuentra la cabaña del mismo nombre, no hay un punto de agua.

Este Shelter tiene instalado un sistema de recogida de agua de lluvia a partir del tejado, para abastecer las necesidades de la gente. Una idea muy acertada que ha dado, y seguirá dando, un respiro de alivio a más de una persona. Estamos en la cima y hace mucho viento y algo de frío...

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter  37.398604, -79.853967 y 801 m de altitud


Lunes, 19 de Junio

Fullhardt Knob Shelter a Cove Mountain Shelter

Hoy inicio el recorrido un poco tarde, sobre las 7,45 horas. Por delante una larga jornada de 32 kilómetros, sin grandes montañas a superar, en la que debo controlar el agua, especialmente.

Día caluroso y amenazando lluvia contantemente. Preparando la comida en el Shelter Bobblets Gap se ha desencadenado una fuerte tormenta. Desde las tres, y durante hora y media, ha llovido mucho, hasta el punto de que he dudado incluso en quedarme debido al agua, pero finalmente he decidido ir al siguiente shelter, donde llego a las 19,20h, ya sin fuerzas.

Como es habitual, he realizado todo el trayecto solo. Os aseguro que esto añade una carga de dureza muy importante al propio del camino en si mismo. Apenas hay Thru-Hiker y cada cual lleva su ritmo. De vez en cuando puedo ver a alguna persona que hace uno o dos días en la montaña. Hoy por ejemplo, he coincidido con un norteamericano que ha hecho el Camino del Norte y por tanto conoce Bilbao. Me ha hablado muy bien de Euskadi y de su comida. Me asegura que no olvida los pintxos de San Sebastián y Bilbao.

A ver mañana…

Posición en el Shelter  37.511697, -79.650621 y 601 m de altitud


Martes, 20 de Junio

Cove Mountain Shelter a Thunder Hill Shelter

Duermo solo en el Shelter, aunque alrededor hay varias tiendas de campaña. Como siempre, me pongo en marcha a las siete de la mañana. Las primeras 3 millas no presentan dificultad, pues es todo bajar sin demasiado desnivel. Llegando al Road Jennings Creek puedo coger agua de un riachuelo. Ayer tuve que medir muy bien el agua porque en el Shelter donde he dormido no había. La verdad es que he pasado sed.


Desde este punto, y hasta finalizar la jornada, todo a sido subir, con alguna ligera bajada. Primero, Fork Mountain y después los durísimos Floyd Mountain y Apple Orchard Mountain. Desde esta última montaña hay una bajada que llaman La Guillotina y que presenta puntos complicados. He llegado al Shelter totalmente agotado.

Espero que mañana pueda ir a un hostel, asearme y lavar la ropa. Llevo muchos días sin poder hacerlo y estoy hecho un asco, hasta el punto de que viaja conmigo una nube de moscas.

Llevo todo el día sin batería en el móvil, por tanto incomunicado y sin poder hablar con nadie. El cargador solar no me permite la carga por estar entre arboles, o directamente porque no hay sol.

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter  37.527545, -79.503937 y 1197 m de altitud


En el día de hoy, Miércoles,, 21 de Junio

Thunder Hill Shelter a U.S.501 Va.130 (Glasgow Stanimal's Hostel)

Dormir a 1200 metros de altura supone pasar algo de frío, aunque estemos en el primer día de verano. Toda la noche ha hecho viento metiendo la humedad dentro del Shelter.

Inicio mi ruta a las 7 de la mañana. Son algo más de 15 millas las que hay hasta el Road donde podré tomar la carretera que me llevará a Glasgow. Quiero llegar pronto para aprovechar al máximo los servicios del hostel donde pretendo alojarme.

Salgo apenas sin desayunar y sin agua, ya que el Shelter donde he dormido solo hay un pozo y no me he atrevido a beber agua estancada y no tratada. La única comida que me queda requiere agua y no la tendré en unas cuatro millas, después de superar Lower Crossing, con muy pocas fuerzas por la falta de alimento.

Ya en Harrison Ground Spring dispongo de agua y puedo cocinar. Son las diez de la mañana y ya me estoy haciendo la pasta con huevos cocidos... ¡Esto es otra cosa! Ahora ya puedo encarar Highcock Knob con ánimo, una montaña corta en altura pero con bastante desnivel. Ya después, hasta mi destino final, sin grandes desniveles, aunque se me ha hecho muy largo, supongo que debido a esa ansiedad que se te mete en el cuerpo cuando quieres algo, que en mi caso es llegar a Glasgow cuanto antes.

La última milla antes de llegar al Road, se realiza caminando junto al esplendido río James, a través de un sendero muy bien cuidado. Al llegar, sin perder el tiempo, hago autostop unos minutos, pero un hombre me llama desde su coche preguntándome si quiero ir a Glasgow, distante algo más de 6 millas. Al responderle afirmativamente, se ofrece a llevarme por 2 dólares. Acepto de inmediato, lo mismo que han hecho otros dos compañeros. Por tanto, somos tres los Thru-Hiker que viajamos en este coche.

Hoy tengo suerte y me alojo en un hostel estupendo, donde Diana y su hijo Robert me ha atendido de maravilla, ayudándome incluso en temas que nada tienen que ver con los servicios propios de un establecimiento hotelero.

Poder ducharme y especialmente lavar y secar toda la ropa es algo que te deja como nuevo. De algún modo esto te anima a continuar. Peso 156,6 libras, lo que equivale a algo más de 70 kilos. Es muy poco y esto cada día me preocupa más. Estoy 11 kilos por debajo de mi peso. El caso es que no paro de comer, pero evidentemente el esfuerzo diario y continuado requiere de más alimentos. Si, ¿Pero cómo? Quizá la única solución sea parar en una ciudad, un día cada cierto tiempo, y comer todo aquello que tenga grasas.

Voy a ver si puedo descansar. Estoy acribillado de picaduras de mosquitos. Es lo que tiene estar sucio… Para rematar la situación, hoy me han picado avispas en el tobillo derecho, por encima de los calcetines…  ¡En fin!

Posición en el Hostel  37.629307, -79.456193 y 219 m de altitud

Os dejo con la canción "Lo poco que tengo" de Ricardo Arjona

Un abrazo



sábado, 17 de junio de 2017

AT023- Va.624, Newport Road, North Mountain (Four Pines Hostel) a Lamberts Meadow Shelter

Hola amigos,

Hoy sábado visitaré un lugar muy especial en el Appalachian Trail: McAfee Knob. Es por esto que me levanto muy pronto para, después de desayunar y hacer mi equipaje, ponerme en marcha rumbo a este lugar.

Son las 6,30h, el día esta brumoso y cerrado, aunque las previsiones meteorológicas apuntan a que hará buen tiempo. Creo que soy el primero en abandonar el hostel, aunque ya hay muchas personas despiertas o en pie, preparando sus cosas para irse. 

El camino hasta la cumbre de esta montaña está perfectamente acondicionado, especialmente desde el Road VA.311 Carawba Valley Drive, desde donde suben la mayoría de turistas, con algunos de los cuales he compartido camino hasta la cima. En sus caras, y supongo que también en la mía, ansiedad y un reflejo de emoción por llegar a un lugar emblemático y cargado de magia como es éste. Durante todo el recorrido hay niebla muy cerrada. En cuatro horas y media consigo salvar las 10 millas de distancia.

Al llegar a la cumbre, lo primero que pienso es que no he tenido suerte, la niebla es muy espesa y no parece que vaya a mejorar en horas. Hay numerosos turistas. Me he fijado que todos nosotros guardamos silencio, entre admirados por la belleza del entorno y expectantes ante los cambios de escenario que la salida del sol proporcionará a este lugar.

En unos minutos se acerca un hombre para preguntarme si soy un Thru-Hiker. Al responderle afirmativamente me ofrece plátanos. Le acepto uno, a la vez que le agradezco el gesto que tiene conmigo. Unos minutos más tarde se acerca una mujer con zumos y comestibles para mí. Le acepto la bebida y me acerco donde se encuentra el grupo. Permanezco con ellos una hora larga hablando de nuestros respectivos países, del Appalachian, etc., mientras que me preparan bolsas de comida a escondidas, para que yo no me entere, dejándomelas posteriormente con discreción junto a mí, para que me las lleve. Ante mi sorpresa, llegan incluso a preguntarme si tengo dinero en efectivo, por si no pudiera pagar con tarjeta. Les digo que si, enseñándoles mi monedero, pero aún así, insisten e intentan darme algunos billetes de 20 dólares, que lógicamente no acepto, pero si agradezco.

Me siento emocionado y abrumado por el cariño y admiración con el que me han tratado. Hoy mis Trail Ángels estaban esperándome en McAfee Knob. Me hago una fotografía con ellos... ¡Gracias amigos! Gracias de todo corazón por ayudarme y compartir conmigo vuestra vida durante un rato en McAfee Knob.

Poco a poco, el sol se va abriendo paso y la gente, yo incluido, nos disponemos para hacer esas fotografías que inmortalizarán nuestro paso por este lugar. Un hombre hindú, residente en EEUU, de nombre Chaitanya Myneni, se acerca para entregarme una magnífica fotografía que me ha hecho con su cámara. Hablo un rato con él y con las dos mujeres que le acompañan. Cuándo se han ido, los tres, uno a uno, se han despedido de mi dándome la mano. Thanks! Chaitanya.

En la cumbre coincidimos cuatro Thru-Hiker" Mantis, Blitz, Levin y yo. Nos hacemos una fotografía juntos.

Dejo este lugar para dirigirme, poco a poco, a otro lugar espectacular: Tinker Cliffs Mountain. A pesar de su dificultad, con muchos tramos técnicos, su cresterío es sencillamente magnífico, con unas vistas increíbles de toda la zona. Cualquier persona que se acerque a Daleville no puede dejar de visitar esta montaña.

Una vez en el Shelter, lo primero que hago es abrir la botella de vino que compre el otro día, para compartirla con las personas que allí se encuentran: Mantis, Emro (un hombre de Albania, super majo) y Kevin (hijo de Emro). Comienza a llover cuando abro la botella. Brindamos por nosotros, por McAfee Knob y por el Appalachian Trail. Me alegro un montón de haber cargado durante muchas millas con esta botella, que ha traído alegría a este Shelter.

Cenar y a dormir. Hoy ha sido un día muy especial..

¡Buenas noches! 

Posición en el Shelter  37.434617, -79.987630 y 690 m de altitud

Acompaño este post con la canción "Wand'rin star" de Lee Marvin

Un abrazo


viernes, 16 de junio de 2017

AT022-Descanso en Catawba

Hola amigos,

He pasado la noche en un destartalado catre, dentro de lo que en su día fue un pabellón agrícola, hoy reconvertido en albergue para Thru-Hikers. Pienso que para mí y para todos los que aquí estamos, tiene un enorme valor. Es un lugar seguro, a salvo de las inclemencias del tiempo. Ayer, cuando fui a por ingredientes para hacer la tortilla, llovía intensamente con viento muy fuerte. Joe Mitchell, el dueño del hostel, recogía personas afectadas por el temporal, pudiendo ver a algunos de ellos al descubierto, en la zona de carga del todo terreno pick-up, cómo eran llevados al hostel. 

No soy un ingenuo y sé que esto es un negocio, pero también y fundamentalmente es un servicio importantísimo que se brinda a los senderistas. Todo un lujo sin duda alguna, incluso para alguno que ha estado durmiendo en el suelo, sobre el cemento. Los dueños de este Hostel no imponen precios, solo aceptan los donativos que la gente quiera dar. Es todo y, como digo, es mucho. Thank very much!

Me levanto con dolor en la pierna izquierda, especialmente en la zona del tobillo y empeine del pie. Joe y su hijo han de ir a la ciudad de Daleville, distante unas 30 millas, por lo que les pido hagan el favor de llevarme al médico.

Alrededor de las 9,30h nos ponemos en marcha con su pick-up. Es un trayecto largo y nuevamente tengo la oportunidad de ver la forma de vida del pueblo estadunidense en esta zona del país. Casas de madera sobre jardines muy bien cuidados, a las que no les faltan uno o dos vehículos frente a la vivienda, normalmente situadas en pequeñas colinas y bien integradas en el paisaje.

Llegamos a Daleville y ambos me acompañan a la clínica. Exhibo mi póliza médica de la Federación Francesa de Alpinismo y el Pasaporte. Sin problema alguno. Me ha hecho mucha gracia que, en la media hora que he permanecido en este centro médico, se hayan presentado a verme hasta diez personas, por pura curiosidad. No tengo lesiones de importancia, solamente las heridas e hinchazón lógicos del golpe. Quedamos en que debo regresar al Hospital dentro de dos días, si no han mejorado las lesiones, ya que el Appalachian Trail pasa por esta localidad y por tanto puedo acercarme sin problema.

Tras la visita médica, Joe y su hijo tienen que hacer unas gestiones. Me dejan en un centro comercial y aprovecho para cortarme el pelo y hacerme con comestibles y propano. Sorprendentemente he podido comprar una botella de vino de España, en concreto de Utiel-Requena, "Nodus", reserva de la familia 2010, por 5,99$, importado por una empresa de New Jersey. La llevaré para beberla mañana con los compañeros que coincidamos en la cumbre de McAfee Knob. La ocasión lo merecerá con toda seguridad.

De regreso, ya sobre las 13,30 horas, decido quedarme otro día más en el hostel. La decisión la tomo así por tres razones: 1) Me duele bastante la pierna y pie izquierdos 2) Llueve sin cesar y 3) Si avanzo hoy llegaría a McAfee Knob, un lugar emblemático en el Appalachian Trail y, lloviendo y brumoso, pienso que sería una pena pasar por este lugar con esta situación. La previsión meteorológica para mañana es buena.

Por la tarde, sobre las 17h, un chofer del hostel nos ha llevado a un grupo de siete personas a cenar a un restaurante. En esta ocasión debo decir que me ha encantado el lugar. Su nombre: The Homeplace. Una casa preciosa ubicada en una pradera, sobre un pequeño montículo, construida a finales del siglo XVIII, sobre una propiedad de 600 acres.

De entrada me ha sorprendido que casi todos los comedores del restaurantes están ocupados, llenos de gente, cenando a las qcinco y media. Tienen un único menú, con apenas dos variantes. Pedimos todo parña compartir; esto es: Vainas cocidas, puré de patata (muy rico), una suerte de jamón guisado, una sopa extraña hecha con pollo, pasta con queso, bollos de pan horneados por ellos, mermelada y pollo frito rebozado en ralladura de pan. Para beber ice-tea y limonada. De postre helado casero. Todo ello, por un importe de 17Usd. Creo que es la primera vez desde que estoy haciendo esta travesía, que he comido (cenado sería más correcto) con calidad y en un sitio verdaderamente bonito.

Poco a poco ha entrado la noche… Debo recoger y preparar mis cosas para salir mañana temprano.

¡Buenas noches!

Posición en el Hostel  37.365828, -80.152968 y 591 m de altitud

Acompaño este post con la canción "Goodbye in her eyes" de Zac Brown Band

Un abrazo


jueves, 15 de junio de 2017

AT021-Pearisburg (Holy Family Church Hostel) a Va.624, Newport Road, North Mountain (Four Pines Hostel)

Hola amigos,

Os comento lo que han sido estos últimos cinco días en el Appalachian Trail, todas ellas jornadas de montaña, sin contacto con lo que llamamos civilización.


Domingo, 11 de Junio

Pearisburg (Holy Family Church Hostel) a Campsite (Tent)

Se requiere mucha fuerza de voluntad para marchar de un Hostel bien acondicionado como este, con sus jardines y servicios. Son las 7 de la mañana, todos duermen y estoy a 4 millas del Appalachian Trail. 

Una vez que dejo atrás la zona residencial donde está ubicado el hostel, hago autostop, pero es domingo y no pasan apenas vehículos. Al ver que no se detiene ninguno, no me queda otro remedio que ir caminando. 

Son las 8,30h cuando entro en el Sendero. Por delante dos importantes desniveles a superar, Hemlock Ridge y la propia subida a Rice Field Shelter, donde me detengo a comer. Los Trail Ángels han dejado en un "road" comida para los Thru-Hikers. He cogido una lata de sardinas, que ha formado parte de mí comida de hoy ¡Gracias amigos por vuestra ayuda y generosidad!

Estoy muy cansado y decido no ir hasta el siguiente Shelter. Me quedaré en un Campsite con agua, a unas 7 millas de esta cabaña. Poco antes de llegar me percato de que he dejado mi libro de viaje del Appalachian Trail en la cabaña donde he comido. He de regresar, necesariamente. El libro es casi tan importante como la comida.

De regreso al Shelter tengo un nuevo encuentro con una serpiente de cascabel. Esta vez el susto ha sido aún más grande que en la anterior ocasión, porque voy caminando muy rápido y casi la piso. Os aseguro que estas cosas dan mucha "grima".

Pregunto a todos los que me voy encontrando y, algunos que han estado en el Shelter, me confirman que han visto el libro. Avanzo preocupado, por si alguien lo hubiera llevado, de ahí que vaya preguntando.

Finalmente recupero el libro ¡bien!, pero no hay sitio en la cabaña y además no hay agua. Debo avanzar unas dos millas hasta un Campsite con agua, dónde finalmente me quedo, literalmente con los músculos ardiendo. Han sido 12 millas (18 km) hechos "en vacío ".

Instalo la tienda de campaña, ceno y a dormir directamente. Ya se me ha pasado el cabreo... ¡No puedo más! Estamos un grupo bastante grande de Thru-Hiker

Posición en el Campsite  37.382686, -80.737823 y 1029 m de altitud


Lunes, 12 de Junio

Campsite (Tent) a  Baley Gap Shelter

A pesar del cansancio que tenía ayer, con los pies muy hinchados, he consigo descansar bien. Cómo todos los días que duermo en el bosque, los pájaros se encargan de despertarme. Permanezco en el saco durante más de media hora oyéndoles. El punto álgido es cuando amanece, dónde todos cantan a la vez, cómo si de un concierto se tratara. Más tarde hay un periodo corto de silencio y después cada uno canta por libre, por decirlo de algún modo, ya con menor intensidad. Es el momento de levantarse.

Desayuno, recojo la tienda y resto de pertenencias para ponerme en marcha a las 8,30h. Vuelvo a recorrer durante unas millas el mismo recorrido de ayer. El trayecto hasta el Shelter Pine Swamp Branch es relativamente llano, con pequeñas subidas y bajadas.

Hace bochorno y el tiempo está de tormenta, por lo que estoy pensando en quedarme aquí. Pero ya he comido y hasta el próximo Shelter apenas hay 4 millas. Decido ponerme en marcha, pensando que como mucho serán otras dos horas. Pero me equivoco totalmente. Sólo la última milla me ha llevado una hora y veinte minutos en recorrerla. Este dato da una idea de la pendiente que hay que superar hasta llegar al Shelter.

Al llegar, nuevo mini trail, ésta vez a por agua para cocinar y, ya de paso asearme en el río. Después de cenar nuevamente a fregar y a por agua, porque mañana no la hay en un tramo largo. Es en este segundo viaje al río, cuándo me encuentro con José "cuatro pelos", a quién hacía varias millas por delante. No le había visto desde el 1 de Junio, en Damascus. Ha cenado con sus amigos en el Shelter, antes de proseguir su viaje y he podido estar un rato con él.

Hace calor, con mucho bochorno, un ambiente ideal para un verdadero enemigo que tenemos todos los que aquí estamos: Los mosquitos. Estamos todos acribillados, los que se echan anti-mosquitos y los que no, como es mi caso.

A ver cómo se presenta mañana el día…
¡Buenas noches!

Posición en el Shelter  37.400829, -80.577064 y 1103 m de altitud


Martes, 13 de Junio

Baley's Gap Shelter a Laurel Creek Shelter

Noche templada la de hoy. He descansado regular, porque había un perro dentro del Shelter y me ha hecho varias visitas a lo largo de la noche. Viaja con un Thru-Hiker. He visto numerosas personas que hacen este viaje con su perro, al que equipan con unas alforjas, en las que llevan su propio sustento.

Estos días procuro levantarme sobre las seis, para ponerme en marcha a las siete en punto. Cuándo llegue el verano, que está a la vuelta de la esquina, adelantaré la salida de forma que coincida con el amanecer, con el fin de evitar el calor todo lo posible.

Ha sido empezar la jornada y ya tengo delante Wind Rock Mountain, para después bajar hasta el Shelter War Spur, donde preparo mi comida y descanso un rato.

Para la tarde Rocky Gap Mountain, un auténtico suplicio por el fuerte desnivel que tiene y por el calor que hace. Ha estado de tormenta y todos nosotros hemos pensado que nos pillaría subiendo esta montaña, pero finalmente no ha llovido. Subiendo he tenido otro encuentro con una serpiente. Pienso que me encontraré con muchas otras hasta llegar a Maine, así que debo tener cuidado, especialmente en zonas donde hay hierba alta.

Llego a la cabaña dónde pasaré la noche sobre las 16h. Después de instalarme y asearme en el río, decido cenar, sin esperar más. Hoy tengo algo nuevo que compré hace unos días: Jamón cortado en grueso. Lo aso con aceite y lo como con tortillas mexicanas. ¡Está bueno!

Aún permaneceré dos días en el bosque antes de llegar a algún lugar donde poder comprar provisiones. No tengo butano ni siquiera para mañana. Esto me obligará a pedirle un favor a algún compañero o ha hacer fuego con leña. Tengo ganas de comprar fruta, yogures y este tipo de cosas.

Ayer cuando fui al río a asearme, metí los pies al agua y, en unos segundos, me picaron algunos bichos en los tendones de los dedos, haciéndome sangre enseguida. Me han producido una especie de ulceras, con fuerte escozor. Ki i Trato de curarlas con lo que tengo: Alcohol y betadine. Un incordio más de los muchos que tengo... A ver si mejoran para mañana.

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter  37.359137, -80.420813 y 864 m de altitud


Miércoles, 14 de Junio

Laurel Creek Shelter a Va.620, Trout Creek, Miller Cove Road (Tent)

Me levanto muy pronto porque voy a tratar de hacer tres Shelter en la jornada, con el fin de poder guardar un día de descanso en Daleville, aprovechando que he de ir a esta ciudad a la Post Office. Es muy difícil, pero lo voy a intentar.

Inicio el camino a las 6,45 horas, sin apenas desniveles de mención. Continuo caminando por Jefferson National Forest. En unas pocas millas tengo ante mí Sinking Creek Mountain, una montaña difícil de subir, que tiene su colofón en el Shelter Saber Hollow. 

Cuando alcanzo la segunda de las cabañas ya son las 13:30h. Aprovecho para comer. Cocino pasta de sobre con salchichas, que tengo que comer sin terminar de cocer, porque se me ha acabado el propano, aunque casi que me da igual, porque estoy con un pie en el canibalismo. Después descanso hasta las 14:30h

Hasta el próximo Shelter hay 10 millas. Mucha distancia pero lo voy a intentar. Calculo que me llevará entre 5 y 6 horas, en función de lo que me encuentre. Hace mucho calor, bochorno. En el trayecto he de superar Audie Murphy Mountain, que tiene su altura, pero el trazado es bueno y la subida continuada.  Como no tengo propano, por el camino pienso en hacer un fuego para cenar.

Pero todo cambia al rato de llegar a la cima de esta montaña. El cielo se torna negro por momentos. En un abrir y cerrar de ojos, comienza a tronar sobre nuestras cabezas y a llover con mucha fuerza. Os aseguro que da su cosa una tormenta a gran altura, y más entre arboles con viento. Lo primero que pienso es: Adiós mi fuego para cenar.

No consigo llegar al tercer Sherter. Me quedo un poco antes, porque según el libro del Appalachian Trail hay agua. Este lugar se llama Trout Creek, Miller Cove Road. Llego aquí con los pies hundidos. Llueve mucho, pero monto la tienda de campaña como buenamente puedo, porque me estoy quedando frío y necesito cambiarme de ropa. El agua, el barro, la suciedad en definitiva se adueñan de la situación.

El agua que hay en este lugar es la que lleva el rio, pero hoy baja marrón por la tormenta. No tengo agua y hw de conseguirla para preparar la cena y también para hidratarme, lógicamente. He visto dos casas cuando he bajado de la montaña. Me dirijo a la primera de ellas, una casa de madera muy bonita y bien iluminada. Por el camino, un montón de carteles advirtiendo de que entras en propiedad privada. De fondo ruido de tiros, uno a uno y en ráfagas. Pienso: Hay que estar muy chalado para estar haciendo prácticas de tiro con la que está cayendo. Pero centrándome en la vivienda. Llamo a la puerta y me sale una mujer por una ventana lateral que está entre abierta. Le explico que soy Thru-Hiker, que no tengo agua y si me haría el favor de rellenar mis botellas. De forma desairada me dice que no. Incrédulo por la respuesta, permanezco un tiempo en la puerta con mis botellas, hasta que decido irme. De este sitio puedo decir que una mujer me ha salido a la ventana, pero también puedo y debo decir a la Señora no la he visto por ningún sitio.

Decidido a conseguir el agua que me hace falta me dirijo a la segunda casa, la cual parece de un granjero. No hay nadie. En el porche, frente a la puerta, un montón de botellas de cerveza por el suelo (vacías …jjj). Está todo cerrado. Pienso que siendo granjero tendrá alguna manguera con agua en algún lugar. Efectivamente, en uno de los cobertizos hay una manguera. ¡Ya tengo mi agua!

Vuelvo al Campsite, donde hay instaladas unas cinco tiendas de campaña. Tengo el agua, pero aún no tengo el propano, que me lo facilita un compañero de esta locura que es el Appalachian Trail. Dentro de la tienda, cocino mi último sobre de pasta con unas salchicha. Para mañana solo tengo dos barras energéticas y unos caramelos. Mal rollo… ¿Por qué me ha pasado esto con la comida y el propano? Pues sencillamente porque tuve que volver a por el libro del AT el pasado domingo, perdiendo prácticamente un día en mí viaje a Maine y consumiendo provisiones.

Organizo todo como puedo y me voy a dormir. No puedo más... Me duelen los pies y tobillos una barbaridad, pero sobre todo me siento fatal por lo del agua, algo que no puedo asimilar, pero el día aún ha podido ser peor, así que contento con lo que tengo.

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter  37.390045, -80.196012 y 456 m de altitud


En el día de hoy, 15 de Junio

Va.620, Trout Creek, Miller Cove Road (Tent) a Va.624, Newport Road, North Mountain (Four Pines Hostel)

Hoy tampoco se ha desarrollado el día según lo previsto. Han sido apenas 8 millas las recorridas. El ascenso a Cove Mountain ha sido súper difícil. Estamos ante una montaña con un cresterío complicadísimo, con muchos tramos de piedra, muy técnicos y con grandes desniveles. En el camino, muchos carteles advirtiendo de la peligrosidad de esta cima.

Cómo siempre, salgo indemne de las zonas peligrosas para tener un percance en lugares no complejos. Esta vez ha sido bajando. Una rama ha quedado enganchada en mi mochila, me ha desestabilizado y he caído sin poder hacer nada para evitarlo. Gracias a Dios los arbustos han impedido que cayera ladera abajo. Las heridas y contusiones que tengo son leves y no son preocupantes, aunque tardarán unos días en curar.

Llego al Hostel hecho una porquería, pensando en asearme, curarme, lavar la ropa y proseguir viaje, pero decido quedarme porque hoy también está de tormenta. 

Estoy harto de la comida y decido hacer una tortilla española ¡grandota! Para que mis compañeros Thru-Hiker prueben lo que es comida de verdad. Pero no tengo nada para hacerla, así que me pongo manos a la obra. Me dirijo a la casa del dueño del hostel, donde me atienden su mujer y su hijo. Les explico lo que deseo hacer. Al rato tengo en mis manos 12 huevos, 1 cebolla, patatas y una botella de vino que hacen ellos y además me lleva en su coche hasta la cabaña de lis Thru-Hikers porque llueve como si se acabara el mundo (he hecho bien en quedarme). ¡Gracias!

A la cocina. Pico las patatas y la cebolla, pero no hay aceite. Pregunto a varios de los presentes, pero no tienen ni idea. Ni os imagináis lo que querían echarle a la tortilla. Hablo con el dueño del hostel y me trae una botellita pequeña de aceite de girasol. Le digo que hace falta más, pero se acabó. Haré la tortilla aunque sea para mi solo. Por fin dos yankees me ayudan, uno de nombre Billy. Empleo toda la cebolla, unas pocas patatas y los 12 huevos, el resto a la basura. La sartén es de las que se pega todo, para dar vistosidad al cocinero. Al final ha quedado un revuelto, pero hemos cenado y gratis. La mayoría de Thru-Hikers comiendo "sus cosas". Definitivamente la cocina no les interesa lo más mínimo y deberían de prestar la máxima atención a lo que comen. Ah!, el vino regular, parecido al de pitarra, pero no ha quedado nada.

Mañana Dios dirá…

Posición en el Hostel  37.365828, -80.152968 y 591 m de altitud

Os dejo con esta magnífica canción: "The thunder rolls" de Garth Brooks

Un abrazo


sábado, 10 de junio de 2017

AT020-VA.606 Wilderness Road (Lickskillet Hostel) a Pearisburg (Holy Family Church Hostel)

Hola amigos,

Os comento lo que han sido estos dos últimos días en el Appalachian Trail.


Viernes, 9 de Junio

VA.606 Wilderness Road (Lickskillet Hostel) a Doc's Knob Shelter

Lickskillet probablemente no es el hostel mejor acondicionado, pero la atención dispensada por Robert lo convierte en un lugar acogedor y, desde luego, recomendable. Sobre las 7 de la mañana nos ha preparado el desayuno a los cuatro Thru-Hiker que hemos pasado aquí la noche, y después, me ha acercado en su coche hasta el lugar dónde ayer dejé el Appalachian Trail. ¡Thanks Robert!

La primera parte del día hasta alcanzar Wapiti Shelter ha sido un paseo muy agradable. Ocho millas a través de una vegetación exuberante que no permite la entrada del sol y con mucha humedad, con abundantes riachuelos en las que se pueden ver pequeñas cascadas. El camino en muchos puntos con barro debido a las lluvias de ayer tarde.

Ya en la cabaña comida fría, bonito de sobre, crema de cacahuete, nutella, tortillas mexicanas, miel y frutos secos. Tras un breve descanso me pongo de nuevo en marcha al mediodía. Por delante 10 millas. El trayecto también ha sido agradable aunque por la tarde cuesta mucho mas avanzar por el cansancio acumulado. La dificultad más importante del día ha sido superar Sugar Run Mountain.

Son las 17h cuando alcanzo Doc's Knob. Sin más dilación decido cenar. Hoy, un sobre de fetuchini y después, pollo frito con aceite de oliva. ¡Bien! Me gustaría poder comer algo de verdura, fruta y yogures, pero no puede ser. Quizá mañana, que he de ir a comprar provisiones a Pearisburg o Narrows, donde el destino me lleve.

Escribo este pequeño relato y me meto en el saco a descansar. Son poco más de las 7 de la tarde, pero necesito hacerlo, estoy cansado. Va llegando gente…

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter: 37.270260, -80.836131 y 1081 m de altitud


En el día de hoy, Sábado, 10 de Junio

Doc's Knob Shelter a Pearisburg (Holy Family Church Hostel)

Es la primera vez desde que estoy en el Appalachian Trail que consigo dormir 11 horas seguidas. Sobre las 6,30 de la mañana nos ponemos en pie las cuatro personas que hemos dormido en el Shelter. Un poco de café, nutella con tortillas mexicanas y una barra energética para desayunar.

A las 7h me pongo en marcha hacía Pearisburg, que se encuentra a escasas 10 millas de distancia. Un agradable paseo las ocho primeras millas y una fuerte bajada después, hasta llegar a la ciudad, que alcanzo cuatro horas y media más tarde.

Junto a otros compañeros lo primero que hacemos es reponer fuerzas en un restaurante de comida rápida. En mi caso, hamburguesa (¡cómo no!) con patatas fritas y dos vasos de coca-cola. Por cierto, por aquí se estila pagar solo la comida, mientras que la bebida es gratis y a discreción del cliente.

Después a realizar la compra de provisiones en unos grandes almacenes para los próximos tres días, en los que no tendré posibilidad de comprar nada. Y ahora al hostel, pero ¿Cómo?. Primero, lo intento haciendo autostop, pero no se detiene ningún coche y hace un sol de justicia. Después, pregunto a varias personas, pero algunos no saben donde está el hostel y otros me dan respuestas contradictorias. Decido seguir el plano del libro. Se encuentra lejos, pero me pongo en marcha poco a poco.

En el camino veo un restaurante de la cadena Pizza Hut, muy bonito y además con comida italiana. ¡Pues a comer otra vez! En esta ocasión espaguetis con carne, que están muy ricos, y dos vasos de pepsi-cola.

Apenas he caminado medio kilometro desde el restaurante cuando me pita un coche. Me vuelvo y me encuentro un hombre al volante un descapotable. Me pregunta si soy un Thru-Hiker y si me dirijo al hostel. Al decirle que si, me pide que eche la mochila en el escaso asiento de atrás y que suba al coche. Y ahí que llego al albergue en un descapotable más chulo que un ocho. ¡Gracias Robert!, que así se llama el conductor, una persona muy simpática.

Después de acomodarme en el hostel, he de ir de nuevo a la ciudad. Tengo que comprar calcetines porque solo tengo un par. Otro paseo de tres kilómetros de ida y otros tres de vuelta, en los que vuelvo a ver a Robert, esta vez con sus hijas. Esta caminata me ha permitido ver el modo de vida de la ciudad y fotografiar sus cuidadas casas. Al no haber seto ni muro alguno, las personas que están sentadas en los porches de sus casas me saludan y algunos incluso tratan de entablar conversación, interesándose por saber de donde soy.

A mi regreso, partido al béisbol en los jardines del hostel, con mis compañeros Thru-Hiker. Debo decir que soy malísimo. No he dado ni una, por lo que he dejado el pabellón fatal.

El hostel está muy bien y hay un ambiente fenomenal entre la gente. Vuelvo a decir que me encanta el sentido de libertad que se respira, aquí y en otros lugares en los que he estado. No hay estrés alguno en las ciudades y la gente es muy amable.

Es ya tarde para mi y toca preparar las cosas para mañana, con el fin de hacer el menor ruido posible al levantarme. Pensaré cómo ir al Appalachian Trail, que de este lugar habrá una distancia de 3 millas, pero eso será mañana...

Posición en el Hostel  37.332921, -80.714640 y 601 m de altitud

Acompaño este post con la canción "Caminaré contigo" de El Tren de los Sueños

Un abrazo


jueves, 8 de junio de 2017

AT019-Burkes Garden Road (St. Luke’s Hostel) a VA.606 Wilderness Road (Lickskillet Hostel)

Hola amigos,

Nuevamente gracias al servicio WiFi del hostel, puedo comentar lo que han sido estos dos días en el Appalachian Trail.


Miércoles, 7 de Junio

Burkes Garden Road (St. Luke's Hostel) a Helveys Mill Shelter

A pesar de estar alojado en un hostel he dormido muy poco. El responsable, un hombre muy gordo que no ha parado de roncar durante la noche. Es lo que tiene dormir en litera en habitaciones compartidas.

Después de desayunar, un chico del hostel nos acerca, a mí y a otros dos compañeros, al lugar donde dejamos ayer el camino.

Desde este punto una pequeña subida y después sin desniveles de importancia hasta llegar al "road" US.52. Desde aquí, una persona de nombre Albert me ha llevado en su coche hasta la ciudad de Bland, a por provisiones. 

Una vez hecha la compra y sin más demora, me dirijo a las afueras de la ciudad para hacer "hitch hike" y poder regresar al Appalachian Trail. En esta ocasión me ha supuesto un rato de espera, pero por fin se detiene un vehículo. Al volante Greg, un hombre que me ha parecido que estaba muy alterado e inquieto.

En apenas hora y media he logrado realizar el viaje de ida a la ciudad, hacer las compras y regresar al Sendero. ¡Gracias Albert y Greg!, mis Trail Ángels de hoy.

Ahora por delante una dura subida hasta el Shelter donde me alojo esta noche. Al llegar puedo secar la tienda, aún mojada de días atrás. Cenar y a descansar... Finalmente en el Shelter pasaremos la noche seis personas, su capacidad máxima. Sin embargo fuera de la cabaña se oye a mucha gente.

¡Buenas noches!

Posición en el Hostel: 37.130778, -81.103004 y 930 m de altitud


En el día de hoy, Jueves, 8 de Junio

Helveys Mill Shelter a VA.606 Wilderness Road (Lickskillet Hostel)

Me levanto pronto, sobre las 6,30h, para después de desayunar recoger mis cosas, ponerme en marcha a las 7 de la mañana. He descansado bien aunque ha hecho mucho frío durante la noche. Al salir cuento por encima no menos de quince tiendas de campaña alrededor del Shelter.

La jornada, aunque larga, no ha presentado grandes desniveles, salvo la subida a Brushy Mountain al finalizar el día. El camino en buenas condiciones, con apenas algunos pequeños tramos de piedra, y además con buen tiempo ¿Qué más se puede pedir?

Una vez en el "road" he de optar por ir al Este, dónde se encuentra el hostel, o al Oeste, dónde hay un camping. Ante la duda decido quedarme parado y ver lo que hace el resto de Thru-Hiker que van llegando. La inmensa mayoría va al Oeste. ¡Pues yo también! Llegamos a una gasolinera, donde además de combustible, venden un poco de todo, desde comestibles a herramientas. Aquí descansamos y reponemos fuerzas un considerable número de Thru-Hiker, durante largo tiempo.

En este lugar conozco a Sara, una chica de México. Se ha enterado que soy de España y se dirige a mí. Hablamos un rato del Appalachian Trail y de cómo echamos en falta la magnífica comida de nuestros respectivos países. Me dice que todos ellos se dirigen, a través de un atajo, a pasar la noche en una cascada próxima al Sendero, que además evita subir una montaña, mañana a primera hora. Me ha encantado conocer a Sara y a su novio. Espero tener la oportunidad de seguir viéndonos en el trayecto hacía Maine.

El cielo está negro, literalmente, y amenaza lluvia de un momento a otro. Lo pienso detenidamente y decido no ir con ellos. Me voy al Este, al hostel. La distancia es de unas 5 millas. Me despido de ellos y nuevamente me dirijo a la carretera a hacer autostop. El primer coche que se acerca se detiene, le explico mi propósito y accede a llevarme. Jeff, es el nombre de mi Trail Ángel de hoy, un hombre súper simpático, que conduce con el hombro izquierdo contusionado y el brazo en cabestrillo. Justo cuando llegamos al hostel se desencadena la tormenta. Pienso en los que han ido a la cascada… Thanks Jeff !!

El hostel es una antigua iglesia acondicionada "mal que bien" para acoger a Thru-Hikers. En su interior diáfano hay habilitadas 5 camas, más otra junto a lo que fue el altar, ésta con más privacidad. Además dispone de una TV con sofás, cocina, nevera y algunos comestibles. En el exterior, una caseta de madera que hace las funciones de ducha, un lavadero y una "toilette" con tratamiento químico.

Mientras me ducho en la destartalada caseta de madera, en la que solo hay un calentador de butano con su dispensador de agua, cayendo sobre unas planchas de plástico, tipo onduline, dispuestas en el inclinado suelo, pienso en lo que es el lujo. Definitivamente el lujo es tener lo que necesitas en el momento preciso, a veces ni siquiera es algo material, sino una palabra. Lo tengo muy claro.

Robert es el responsable de este hostel, un hombre muy amable que me pregunta con frecuencia si necesito alguna cosa. Él me ha preparado para cenar una hamburguesa, acompañada de pasta en una especie de ensalada rusa. ¡Bien!

A escasos metros del hostel hay una iglesia Amish que no he podido visitar por estar ya cerrada, algo que me hubiera gustado realizar. Sobre la puerta de entrada al edificio este cartel: "For where two or three are gathered together in my name, there am I, in the midst of them. / Porque dónde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo, en medio de ellos."

No sabría decir el motivo, pero me gusta este sitio…

Posición en el Hostel: 37.147360, -80.964713 y 684 m de altitud

Os dejo con esta magnífica canción, que une por encima de las diferencias... "Song around the world" de "A Better Place / Playing for change"

Un abrazo


martes, 6 de junio de 2017

AT018-Troutdale (Hostel Baptist Church) a Burkes Garden Road (St. Luke’s Hostel)

Hola amigos,

Os paso lo que han sido estos últimos días en el Appalachian Trail.


Domingo, 4 de Junio

Troutdale (Hostel Baptist Church) a Chatfield Shelter

A pesar de estar alojado en un hostel que tiene todas las comodidades, no he dormido bien. El cansancio acumulado quizá tenga algo que ver en ello.

Me levanto con las primeras luces del día. Ayer compré provisiones por lo que puedo desayunar bien. Hago mi equipaje y después comparto un café con Nate, con nickname "hoot", un chico de New Hampshire que conocí ayer y que se aloja también en este hostel, aunque en un compartimento diferente.

Nos despedimos y me dirijo a la carretera para hacer autostop cuando, al pasar frente a la iglesia Baptista, se acerca un coche y la señora que conduce el auto, un segundo después de saludarme con un "morning", me ofrece un desayuno. Dudo un instante, pero enseguida le acepto la invitación, porque el hambre es muy "joia". En un momento tengo ante mí un plato con una hamburguesa, huevos revueltos y tortitas con sirope. ¡Graaacias! Pienso que tengo mucha suerte, o que tengo quizá pinta de desnutrido con mis escasas 162 libras y por eso la gente corre para socorrerme...jjj

Ya con el estómago lleno voy a la carretera para hacer autostop para que me acerquen al lugar donde ayer deje el Sendero. Es domingo y temprano, apenas pasan coches, pero al cabo de unos 20 minutos se detiene una camioneta. Al volante un hombre muy parlanchin de nombre Charles Campbell, quien me acerca al Appalachian Trail. Thanks Charles!

Ha sido una jornada muy larga, pero sin grandes desniveles que sortear. Por señalar los más importantes, High Point y Glade Mountain, este último, antes de llegar a mi destino al final del día y el más difícil por el cansancio acumulado.

Hoy me siento contento porque he conseguido devolver el móvil iPhone que encontré en el camino a su dueña. Para lograrlo se han aliado la deducción y la suerte. Digo deducción, porque he podido desbloquearlo y ver así la información que contenía. Conozco a la dueña, es una Thru-Hiker que he visto por el camino y también conozco alguna persona que aparece en sus fotografías. Le mandé un mensaje a la persona que más tráfico tenía, pero el móvil se apago por falta de batería. Y digo suerte, porque hoy, al llegar a NRA Headquartees, en Sugar Grove, visito su pequeño museo/tienda y, cuando estaba a punto de reanudar mi camino veo a uno de los hombres que aparecía en las fotografías. Me dirijo hacía él y le explico que he encontrado un iPhone y que su dueña es una amiga o conocida suya. En la tienda podemos cargar la batería del móvil y acceder al sistema de mensajería. Él se encarga de enviar los mensajes de WhatsApp y quedar para la entrega. Le doy el móvil y me voy. 

Por la noche, en el Shelter, coincido de nuevo con este hombre y me confirma que está resuelta la devolución del Smartphone. Me alegro por ella, que seguro tenía un gran disgusto. Presiento que me encontraré en el camino con esta mujer.

Es todo por hoy. He de descansar...

Posición en el Shelter: 36.850146, -81.363163 y 1008 m de altitud


Lunes, 5 de Junio

Chatfield Shelter a Knot Maul Branch Shelter

Conozco en el Shelter a Kexy Newby, con nickname "heat wave". Es una mujer de Indiana, profesora de inglés y que habla un poco de español.

Llueve desde la madrugada y las previsiones para hoy no son nada buenas. Después de recoger mi equipaje y desayunar me pongo en marcha sobre las 8 de la mañana y lloviendo. Por delante 20 millas. Realizo una pequeña parte del trayecto con Lexy. Luego ella se queda atrás y ya no la vuelvo a ver hasta el final de la jornada.

Después de superar Gullion Mountain me espera Big Walker Mountain, con una subida difícil. Pero la verdadera cruz del día ha sido sortear Brushy Mountain, por la cantidad de agua que ha caído y por sus cinco cimas falsas, algo que psicológicamente ha sido muy duro, porque estás ya agotado y piensas que has llegado a la cima y en un rato llegarás al Shelter, pero no es así. Todo lo contrario, vuelves a bajar y para volver a subir.

Llueve a mares cuando llego a la cabaña y, para mi desgracia, me encuentro con que no hay sitio. Está ocupada por unos ocho jóvenes. El Shelter es muy pibre y no tiene suquiera tejavana para poder guarecerse de la lluvia. Debo decir que ninguno de los chicos/chicas hace el más mínimo gesto para que tenga cabida dentro del edificio, ni siquiera sentado, por lo que he de quedarme fuera.

Me estoy quedando helado y no me queda otra que instalar la tienda bajo el aguacero, algo que no es nada fácil, podéis creerme. Está todo lleno de barro. Seco como puedo el interior mojado de tienda, y dentro de ella preparo la cena. Hay mucha humedad dentro de la tienda.

De todos modos y, a pesar del jaleo que tengo, pienso que aún podría haber sido peor. No hay viento, mi enemigo número uno. Si hubiera viento no habría podido montar la tienda y no sé que habría hecho. Así que contento y conforme con la situación en la que me encuentro.

Sigo sin cobertura de móvil. La verdad es que cada vez llevo peor este tema. Espero poder descansar y dormir. No puedo más...

Posición en el Shelter: 37.000801, -81.404550 y 893 m de altitud


En el día de hoy, Martes, 6 de Junio

Knot Maul Branch Shelter a Burkes Garden Road (St. Luke's Hostel)

A pesar del mal tiempo y de las condiciones, he podido descansar e incluso dormir. Me he despertado con el canto de mis amigos los pájaros. Sobre las 5,45h, cuando rompe el día, es increíble oírles cantar, metido en mi saco de dormir, en completo silencio. Al dejar de llover he podido limpiar y recoger la tienda y, después de desayunar, ponerme en marcha a las ocho y media de la mañana.

Por delante, una subida interminable, que me ha llevado cuatro horas y media, hasta superar la cumbre de Chestnut Knob Mountain, donde puedo descansar y reponer fuerzas en el Shelter que se halla en la misma cima, pero no cocinar, porque no hay agua, algo que ha sido un verdadero problema en toda la jornada. La falta de agua obliga a pasar el día comiendo solo barras energéticas y cosas similares, además de pasar una sed que no veas.

Desde aquí, poco más de 6 millas hasta mi destino final, que tampoco ha sido fácil, porqué el camino es un continuo tobogán de pequeñas montañas enlazadas. 

Al llegar "road" Va. 623, Burkes Garden, debo desplazarme unas 3 millas al Oeste para llegar hasta el Hostel donde quiero alojarme. Hay varios coches allí aparcados. Me dirijo a uno de ellos y le pregunto si podría llevarme hasta el hostel. Paul, que así se llama, se dirige hacia allí y acepta llevarme. Me ofrece dos botellas de agua que las bebo de un tirón, sin pestañear. Llevo muchas millas sin beber una sola gota. Pone en el GPS del coche la dirección del hostel y, tras unas millas, me deja en ese punto. ¡Gracias Paul!

Tras despedirnos veo, desconcertado, que aquí no hay ningún Hostel. El GPS nos ha jugado una mala pasada. Son casi las 6 de la tarde y no tengo ni idea de donde me encuentro. Debo hacer algo y rápido. Estoy en una zona agrícola, en una carretera comarcal, con muy poco tráfico pero, al cabo de unos minutos de espera, se acerca una furgoneta negra grande y la paro. La suerte (-porque así lo creo-) ha querido que se trate de Amish. He tenido la oportunidad de conocer a una de estas familias. Ellos me han ayudado y al rato ha llegado un vehículo todo terreno del hostel a recogerme. Me ha llamado la atención la vestimenta de estas personas, con pantalones con peto de tela vaquera, sus barbas y sus sombreros negros. Muy discretos y tímidos, y un punto silenciosos. ¡Thanks Amish family!

Ya en el hostel he podido asearme, lavar y secar toda mi ropa. Quizá a la persona que lea esto le puede parecer una tontería, pero algo tan simple cómo recoger de la máquina secadora el saco de dormir y toda la ropa limpia y seca es algo muy grande. Cosas tan elementales cómo esta no las valoramos en absoluto en nuestra vida diaria, pero aquí, en el Appalachian Trail, esto es algo muy importante. Para cenar pizza con dos cervezas y un poco de vino tinto de California. ¡Muy bien!. El personal del hostel, con Bill a la cabeza, muy majos y atentos, ayudándome en todo lo que he necesitado.

Conozco en el hostel a una chica Thru-Hiker, que también viaja de Georgia a Maine. Su nombre es Molly, con nickname "wildflower" y es de New York. Con ella he compartido un rato en el "living room" hablando de nuestros respectivos países y del Appalachian Trail.
Por lo demás, de ánimo digamos que tengo lo suficiente, y de mis dolencias diré que tienen vida propia, pero que aún puedo con ellas.
A ver mañana...

¡Buenas noches!

Posición en el Hostel: 37.088691, -81.311404 y 976 m de altitud

Acompaño este post con la canción "The moment" de Kenny G. Hoy necesito que mi pensamiento viaje con su música más allá de la distancia.

Un abrazo