EL SENDERO DE LOS APALACHES: Georgia…North Carolina…Tennessee…Virginia…West Virginia…Maryland…Pennsylvania…New Jersey…New York…Connecticut…Massachusetts…Vermont…New Hampshire…Maine

lunes, 31 de julio de 2017

AT040- Morgan Stewart Shelter a Stewart Hollow Brook Shelter

Hola amigos,

Os comento lo que han sido estos dos días en Appalachian Trail


Domingo, 30 de Julio

Morgan Stewart Shelter a Wiley Shelter

Dejo desayunando en al Shelter a "tango", Patricio y Hillary. Me despido de ellos e inicio el recorrido, que es un agradable paseo hasta Pawling, ciudad a la que me acerca desde el Sendero un hombre llamado Jack, después de un largo rato haciendo autostop. Thanks Trail Ángel!

Aquí puedo comer en una Pizzería en compañía de Patricio y Hillary. Ellos han de ir a un laundry  por lo que regreso sólo. En esta ocasión es Mike quien con su todo terreno pick-up me acerca al Appalachian Trail. Son ya las cinco de la tarde y aún tengo cinco millas por delante, que recorro en un par de horas. Thanks Trail Ángel!

Cenamos juntos ocho Thru-Hiker en la mesa del Shelter y a dormir. Apenas en un rato y sin darnos cuenta ha caído la noche… 

Mañana Dios dirá.

Posición en el Shelter:  41.637892, -73.532273 y 233 m de altitud


En el día de hoy, Lunes, 31 de Julio

Wiley Shelter a Stewart Hollow Brook Shelter

Comienzo pronto el día, ya que pretendo recorrer unas veinte millas. Desayuno, me despido de Patricio y "tango" e inicio la ruta.

Al llegar a la carretera 341 hago autostop para ir a la ciudad de Kent. Un hombre llamado Andrew me acerca en su coche. Thanks Trail Ángel!. Aquí me encuentro de nuevo con Júlia y Jonás, lo cual me hace mucha ilusión. Comemos juntos en un restaurante y regresamos al camino, nuevamente haciendo autostop. Desde aquí y hasta llegar al Shelter hago prácticamente todo el recorrido con Patricio.

Lo más complicado de la jornada ha sido la subida a Schaghticoke Mountain y  especialmente la bajada, prácticamente vertical, desde St. Johns Ledges hasta alcanzar el río. Un tramo largo, de gran dificultad técnica y muy peligroso. El recorrido se ha caracterizado por ser un continuo subir y bajar, sin grandes alturas y con el camino en buenas condiciones, con mucho calor y con la compañía perpetua de los mosquitos.

Aunque le conocía de días atrás y he compartido varias veces Shelter con él, hoy hablo por primera vez con un Thru-Hiker de nombre Henry. Es un veterano de la guerra de Vietnam. Me ha hablado de los tres largos años que combatió en la selva contra el Vietcong apoyado por helicópteros, y también, de sus 22 años de servicio como policía en Washington, DC. Una persona interesante, que a sus 68 años sabe manejarse muy bien y encontrar soluciones a los problemas.

Hoy cumplo tres meses en Appalachian Trail, 92 días sumergido en este mar de árboles. Doy por concluido el tercer curso en mi particular licenciatura de montaña. En estos últimos treinta días, recorrer Pennsylvania ha sido sin duda lo más complicado y difícil porque ha sido cómo caminar sobre un río de piedras.

Entro en este nuevo mes con un bajón físico y psicológico muy importante y soy muy consciente de que las próximas tres semanas serán determinantes para alcanzar el objetivo que me ha traído aquí. Mis compañeros Thru-Hiker también tienen esta misma situación. Es ésta una fase en la que la resistencia y la fe jugarán un papel esencial.

Pongo toda mi esperanza y energía en este cuarto curso…

¡Buenas noches amigos!

Posición en el Shelter:  41.779621, -73.418284 y 140 m de altitud

Ligo este post con la canción "What a wonderful world", de Louis Armstrong

Un abrazo



sábado, 29 de julio de 2017

AT039- Arden Valley Road Lake (Tent) a Morgan Stewart Shelter

Hola amigos,

Esto es lo sucedido estos últimos días en Appalachian Trail


Jueves, 27 de Julio

Arden Valley Road Lake (Tent) a Graymoor Spiritual Life Center-Franciscan Way

Con las primeras luces del día desmonto la tienda y recojo todo mi equipaje, para trasladarme a la zona de servicios del lago Tiorate Circle. Aquí puedo asearme, desayunar y cargar un poco las baterías, antes de comenzar la ruta.

Hoy pretendo hacer algo más de 20 millas, hasta un lugar dónde la Iglesia Católica pone una serie de servicios a disposición de los Thru-Hiker, entre ellos las duchas.

Jornada muy difícil por lo larga y porque el recorrido es un continuo subir y bajar. Las zonas de cumbre con pasos complicados y técnicos. En algunos puntos están colocados hierros de seguridad por su especial dificultad y peligro, todo ello en un día gris y plomizo, con ratos en los que ha llovido de forma suave. Me han encantado las vistas del río Hudson desde el alto de la montaña, con un descenso a Bear Mountain espectacular...

El mejor momento del día ha sido el largo rato que he estado en una gasolinera, ubicada cómo a media milla antes de finalizar el recorrido. Junto a otros compañeros aquí hemos podido descansar, comer y beber. También comprar algunas provisiones.

Aquí todo el mundo va en coche a todas partes, por lo que las gasolineras son lugares importantes y de referencia. Hacen las funciones de tienda, en la que puedes comprar un poco de todo, y de restaurante, incluso te preparan la comida en el momento. Como digo son lugares a tener en cuenta por todos nosotros.

Avanzamos esa media milla para llegar a las instalaciones de la Iglesia. Lo primero, esa ducha tan reconfortante como necesaria. Con agua fría, pero eso no importa. Lavar la ropa y cenar es todo lo que he hecho a continuación. No me queda ya energía para nada más.

Mañana Dios dirá.

Posición en el Campsite:  41.347288, -73.919314 y 196 m de altitud


Viernes, 28 de Julio

Graymoor Spiritual Life Center-Franciscan Way a Canopus Lake Campground (Tent)

Hoy pretendo recorrer apenas 13 o 14 millas y no me doy prisa alguna en madrugar. Inicio el recorrido pasadas las nueve de la mañana.  Camino unas cinco horas sin ver absolutamente a nadie, hasta llegar a un road donde varios Thru-Hiker descansan y reponen fuerzas. Aquí me encuentro con Patrick.

Coincidiendo con mi llegada se acerca un vehículo todo terreno, un pick -up, con bebidas para la gente que estamos realizando el Appalachian Trail. Son las 13,30h y puedo descansar y comer con una cerveza, gracias a nuestro Trail Ángel.

A partir de aquí, y hasta el final de la jornada, camino en compañía de dos norteamericanos, "specs" y "tango", en un continuo up&down, con bastante piedra en el camino, algo que ha sido la tónica general en el día de hoy.

Al llegar al lago Canopus me sorprende la playa de arena fina y pienso, ingenuo de mí, en instalar rápidamente la tienda de campaña, darme un baño y tumbarme a continuación al sol, en esa espléndida arena. Esto no ha podido ser… El camping está ladera arriba, a unos tres kilómetros. Mis dos compañeros y yo caminamos pacientemente hasta llegar a la Recepción del Camping. Aquí nos asignan un lugar free, de no pago, pero el terreno tiene mucha pendiente y no podemos instalar nuestras tiendas. Seguimos caminando ladera arriba en busca de un lugar apropiado. Es tal el cansancio que tengo, que decido no acompañarles, dando media vuelta.

De regreso, veo a Patrick hablando con un señor, que más tarde se presentará como Joe, con el que habíamos cruzado unas palabras anteriormente y que ocupa una de las parcelas del camping. Me dirijo hacia él y le pregunto si podríamos instalar dentro de su parcela nuestras pequeñas tiendas de campaña. Nos contesta que no hay problema alguno en hacerlo, así que los dos montamos nuestras tiendas.

Joe no se limita sólo a dejarnos acampar, sino que nos ofrece refrescos y nos da de cenar, además de un par de vasitos de ron para dormir bien, mientras hablamos de la vida en EEUU y de Puerto Rico en particular, lugar de donde es natural. Frente a su parcela se encuentra el edificio de servicios, en el que he podido asearme.

Muchas gracias Joe, nuestro Trail Ángel de hoy.

A ver mañana… Hace frío.

Posición en Campground (Tent):  41.464615, -73.823162 y 340 m de altitud


En el día de hoy, Sábado, 29 de Julio

Canopus Lake Campsite (Tent) a Morgan Stewart Shelter

La mañana esta fría y brumosa cuándo Joe nos prepara y ofrece el desayuno a todos los Thru-Hiker que aquí estamos, mientras le observo trabajando con alegría en su improvisada cocina de campaña. Pienso en qué fue lo que me hizo ayer dar la media vuelta y venir precisamente aquí, a este lugar. Mirándole, no puedo dejar de sentir admiración hacía él, un hombre de 72 años que dedica su vida a ayudar a las personas que lo necesitan, de una forma completamente altruista y desinteresada. Sándwich de tortilla francesa con jamón y queso, para cada uno de nosotros, además de varias tazas de café.

La correa del pecho de mi mochila, lleva rota un montón de días. Esto ha provocado numerosas caídas al desestabilizarse la carga con mucha facilidad. Mientras desayunamos, Joe da solución al problema con un simple aro y un arnés. No queda bonito, pero es eficaz.

Joe me regala un acumulador de 50000 mAh, nuevo a estrenar, que me vendrá muy bien, porque me paso el día intentando cargar el móvil. Esto me permitirá dejar el cargador solar en una de las cajas que envío a través del Servicio de Correos, ya que caminando entre árboles todo el día me sirve de muy poco.

Cuándo ya los Thru -Hiker han emprendido su camino, Joe me lleva en su coche a solucionar los otros problemas que tengo. En primer lugar nos acercamos a la Post Office de la ciudad de Pawling, dónde tengo dos cajas con materiales, las cuales reenvío a Warren, New Hampshire, a unas 350 millas al Norte de donde me encuentro ahora.

De aquí nos dirigimos a la hermosa ciudad de Beacon, distante unos 40 kilometros y ubicada a orillas del río Hudson, donde puedo comprar unas zapatillas de treking nuevas. Esto supone dar solución al principal problema que tengo en estos momentos.

Seguimos en ruta, ahora para dirigirnos a un supermercado, a por una medicina para mi compañero Patricio "wolfdog", que me ha pedido que le compre. Aprovecho para hacer acopio de provisiones. En EEUU es habitual que las Farmacias estén integradas en los grandes centros comerciales, cómo si de una dependencia más de los mismos se tratara.

Finalmente me devuelve al Appalachian Trail dónde retomo el camino hacía Maine. A cambio de su ayuda, él me deja un mandato: Que haga lo mismo con las personas necesitadas y en apuros. Tienes mi palabra de que así lo haré. Una vez más, tengo a mi lado a los Trail Ángels, que con su ayuda y generosidad hacen posible este viaje extraordinario. Thank you very much Joe! 

Ya en Morgan Stewart Shelter, puedo ver a Patricio y entregarle la medicina. Me alegra mucho haber sido yo también de utilidad para uno de mis compañeros y amigo. Hablo con él una hora larga. Es un hombre muy amable y educado.

Un poco de cena y a dormir. Hoy ha sido un día especial en muchos aspectos.

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter:  41.564606, -73.691760 y 405 m de altitud

Ligo este post con la canción "I cross my heart", de George Strait

Un abrazo



miércoles, 26 de julio de 2017

AT038-Unionville (Park / Tent) a Arden Valley Road Lake (Tent)

Hola amigos,

Os comento lo que han sido estos tres últimos días en Appalachian Trail.


Lunes, 24 de Julio

Unionville (Park / Tent) a Vernon (House Trail Ángels)

Ha llovido durante toda la noche y lo sigue haciendo hasta bien entrada la mañana. Debido al viento y a otras circunstancias que no detallaré, ha entrado agua en el interior de la tienda de campaña. Esto me deja en precario, porque la tienda está completamente mojada, así cómo el saco de dormir, la colchoneta, etc.

Aguanto en estas condiciones porque no tengo una opción mejor, pero ya, sobre las ocho de la mañana, decido levantar la tienda y recoger todas mis pertenencias, que embalo como puedo, mientras llueve con fuerza. El Parque Municipal está anegado y al baño químico allí instalado sólo se puede acceder si estás dispuesto a sumergirte en los veinte centímetros de altura de agua que hay a su alrededor.

A las 9,30h abre el restaurante Annabelas Pizza, y los Thru -Hiker acudimos en fila, buscando ese desayuno y ese café que nos reanime un poco. La temperatura ha caído en un día casi veinte grados. Hace frío…

Después de dos horas en la cafetería, deja de llover e inicio el camino hasta Vernon con la  inquietud de que tengo todas mis cosas mojadas y que debo solucionarlo, porque en estas condiciones hoy no podré dormir. Por tanto, la primera tarea al llegar a esta ciudad ha de ser encontrar una lavandería.

El recorrido de hoy, de apenas 12 millas, no ha presentado dificultad alguna, salvo quizá la subida a Pochuck Mountain. 

Ya en el road  NJ.94, dejo el Appalachian Trail para ir a la ciudad de Vernon. Como siempre en EEUU, todo está lejos si vas caminando, por lo que hago autostop. Después de un buen rato, un hombre que se presentará como Joe detiene su coche, le explico la situación y accede a llevarme hasta un complejo comercial, distante varias millas del lugar donde me encuentro. Joe ha pensado que aquí hay una lavandería donde podré solucionar mi problema, pero más tarde comprobaré que no es así, ya que lo que hay en este lugar es una Tintorería.

Pregunto a varias personas y todas ellas me indican que debo deshacer gran parte del trayecto recorrido en el coche. Nuevamente hago autostop, pero ahora no tengo suerte, por lo que camino pacientemente hasta el lugar donde se encuentra el laundry, ubicado junto a la carretera, en un pequeño polígono industrial.

Entro en el local y veo que la compra del jabón, la lavadora y la máquina de secado, funcionan con monedas de un cuarto de dólar. El billete más pequeño que tengo es de 20 dólares y no me queda otra que meterlo en la máquina de cambio de moneda. En un instante tengo 80 monedas de 25 centavos en la mano. A veces todo te sale cruzado...

Mientras las máquinas hacen su trabajo pregunto a las personas que van entrando si puedo dormir en algún lugar de la ciudad. Una señora me dice que en una iglesia católica que está como a un kilometro me pueden dar alojamiento para esta noche. 

Hacía allí me dirijo cuando, desde un coche que circulaba en sentido contrario al mío, una mujer que se presentará como Patty, pregunta si soy un Thru-Hiker y sí tengo algún problema. Le explico la situación que tengo y, sin pensárselo dos veces, me dice que me acoge en su casa.

Ya en su preciosa casa, puedo ducharme y acomodarme donde ellos han dispuesto. Patty y Bill han preparado una espléndida cena que comparto con ellos y con su hijo Derek. Después conoceré a su otro hijo Zach. Os aseguro que me voy a dormir emocionado por el cariño con el que me han tratado. Thanks Trail Ángels!

Me cuesta dormir… pienso en lo vivido en el día de hoy y en lo agobiado que he estado en muchos momentos, y también, en cómo una situación puede cambiar en un instante, para bien o para mal.

¡Buenas noches!


Martes, 25 de Julio

Vernon (House Trail Ángels) a Wildcat Shelter

Aunque despierto, me cuesta mucho levantarme. Oigo a mis anfitriones levantados y en sus tareas desde las 5 de la mañana. Requiere mucho esfuerzo abandonar lo bueno y la comodidad, y más, para coger una pesada mochila y meterte en el bosque.

Cuando por fin recojo mis cosas y me acerco a la cocina-comedor, Patty y Bill tienen preparado el desayuno, en el que no falta de nada. Después, ambos me acercan al Appalachian Trail. Me siento agradecido y honrado por la atención y cariño con el que me han tratado, algo que no olvidaré nunca. Patty ha llegado a decirme en varias ocasiones: Mi casa es tu casa. Nos despedimos con un abrazo. Es la segunda vez que una familia me acoge en su casa desde que estoy en EEUU. Thanks Trail Ángels!

Son pasadas las 10h cuando me pongo en marcha y debo recorrer necesariamente 17 millas hasta el Shelter, porque aún está la tienda mojada y no la puedo usar.

Inicio el camino cruzando una zona pantanosa, dónde han habilitado una plataforma de madera para el transito de Hikers. Durante el recorrido, dejo atrás New Jersey para adentrarme en New York, cruzando esa línea imaginaria que separa ambos Estados. Lo más complicado del día ha sido todo el cresterío que discurre paralelo al lago Greenwood, con pasos complicados y técnicos de piedra, en algunos puntos peligrosos.

Sobre las 19,30h y a punto de llegar al Shelter me alcanza un chico joven que porta en su mano un pack de cervezas desde Greenwood. Al pasar junto a mí, me ofrece una, que acepto de inmediato…jjj. Quien me iba a decir a mí que hoy cenaría con una cerveza, aún fría, en pleno bosque.

A ver mañana…

Posición en el Shelter:  41.268356, -74.267704 y 323 m de altitud


En el día de hoy, Miércoles, 26 de Julio

Wildcat Shelter a Arden Valley Road Lake (Tent)

Gracias a que he estado sólo en el Shelter he podido secar la tienda de campaña, que ayer noche colgué en su interior. Un problema menos que me proporciona tranquilidad.

Hoy me ha costado levantarme y ponerme en marcha. Comienzo la ruta pasadas las ocho de la mañana. Las primeras dos millas me llevan a Fitzgerald Falls, una pequeña cascada muy bonita. A partir de aquí fuerte subida a Mombasha High Point, con mucha piedra. Otro punto fuerte ha sido la subida a Island Pond Outlet Mountain, con un acceso a la cumbre muy complicado, con pasos de piedra realmente difíciles y técnicos. El resto, un continuo subir y bajar, pero sin excesiva piedra. Camino por tierras del Estado de New York.

Al pasar a la altura de la ciudad de Southfields abandono el camino para ir a comprar provisiones. Hago autostop y en unos minutos una persona de nombre Kevin me acerca en su coche hasta una gasolinera, que también hace las funciones de tienda y restaurante. Aquí puedo comer y comprar lo que necesito. George será la persona que me devuelva en su coche al sendero de los Apalaches. Thanks Trail Ángels!

En principio tenía previsto hacer noche en el Shelter Fingerboard, pero decido avanzar otras dos millas, hasta el lugar donde me encuentro, junto lago Tiorati Circle. En este lugar hay un servicio de duchas, que no he podido utilizar, porque las cierran a las 17:30h y he llegado 10 minutos más tarde.

En una de las mesas que hay junto al lago suena a todo volumen una cumbia. Son latinos y me acerco a preguntarles donde puedo instalar la tienda de campaña. Ha sido hacer la pregunta y en un instante me han invitado a cenar en su compañía. Carne asada a la parrilla, plátanos asados, tortillas…, todo buenísimo y con cerveza. Es sin duda lo mejor que he comido en EEUU. Ellos son de México y Perú. Gracias Dora, a ti y a toda tu familia, por vuestra generosidad y cariño con el que me habéis recibido. Gracias Trail Ángels!

Para finalizar el día, chapuzón en el lago y a dormir. Hace algo de frío. La temperatura ha bajado mucho en estos tres últimos días.

¡Buenas noches!

Posición en el Lago (Tent):  41.273097, -74.090948 y 273 m de altitud

Estoy muy cerca de New York y quiero poner esta magnífica canción de Frank Sinatra: "My way"

Un abrazo



domingo, 23 de julio de 2017

AT037-Kirkridge Shelter a Unionville (Park / Tent)

Hola amigos,

Os comento lo sucedido estos tres últimos días en Appalachian Trail


Viernes, 21 de Julio

Kirkridge Shelter a Rattlesnake Spring (Tent)

Me levanto muy pronto e inicio el recorrido sobre las seis y media de la mañana, con el propósito de avanzar al menos 20 millas. Cuándo salgo mis compañeros aún permanecen dentro de sus sacos.

El recorrido de hoy también con mucha piedra, aunque en menor medida que en jornadas precedentes. Paso por la ciudad de Delaware River Gap, ubicada em un espléndido escenario natural, donde aprovecho para comer en un restaurante italiano. Aquí coincido con las británicas "salty" y "wayne".

Continúo mí camino avanzando por el enorme puente sobre el río Delaware, en cuya mitad aproximadamente se encuentra  la línea fronteriza entre Pennsylvania y New Jersey, el territorio que conoceré en los próximos días.

Una vez traspasada esta línea legal, toca superar el principal escollo de la jornada: La subida a Backpacker. Nuevamente el intenso calor y los insoportables mosquitos han sido los protagonistas.

Acampo junto a un río, en un lugar que tiene zonas habilitadas para colocar tiendas de campaña y además, muy cerca, hay agua para beber. Una hora he tenido las piernas en el río, hasta eliminar toda esa tensión acumulada después de muchas horas soportando el peso de la mochila. ¡Una gozada!

Hasta que pueda comprar otras nuevas zapatillas de treking, he preparado unas plantillas con cinta americana, que amortigüen el impacto de los por contra el suelo. Me han quedado muy chulas y caseras-caseras…jjj. A ver si cumplen la función prevista, al menos en alguna medida.

Cuando me disponía a ir a por agua, me encuentro con Julia y Jonás. Me alegra mucho volver a coincidir con ellos. Estamos muy cerca de New York y planeamos ir un par de días a esta ciudad para desconectar del green. Ellos continúan unas pocas millas más y yo me dirijo a por agua. Nos despedimos con un abrazo.

Ya en el manantial, coincido con un grupo de niños que están de camping este fin de semana. Sus tiendas apenas distan 100 metros de la mía. Me preguntan si soy un Thru-Hiker. Al responderles afirmativamente, se ponen alrededor de mí, haciéndome un montón de preguntas sobre el Appalachian Trail. En sus ojos y en sus caras puedo ver admiración y respeto, que yo convierto en una inyección de ánimo, tan necesario en este largo viaje hasta Maine. Permanezco con ellos un buen rato, algo que me ha encantado. ¡Hasta siempre amigos!

Ahora, a la tienda de campaña, el único lugar dónde los mosquitos no pueden entrar. Hace mucho calor…

¡Buenas noches!

Posición en el Spring (Tent):  41.055833, -74.963159 y 389 m de altitud


Sábado, 22 de Julio

Rattlesnake Spring (Tent) a Gren Anderson Shelter

Nuevamente me pongo en marcha sobre las siete, mi hora habitual. El recorrido de hoy con más altibajos que en días pasados y aún con bastante piedra.

Las plantillas funcionan pero no pueden ser la solución. He de comprar unas zapatillas de treking lo antes posible, pero esto no es algo fácil en mis circunstancias.

Al llegar a la ciudad de Branchville nuevamente me encuentro con Julia y Jonás en un bar junto al lago, en el que se está de auténtico vicio. Desde aquí caminamos juntos hasta el Shelter, pero antes está esperándome una sorpresa en lo alto de una montaña, en Culver Fire Tower. Sentada en una mesa, junto a su marido Matt, se encuentra Amy, una persona que comenzó el Appalachian Trail conmigo y que luego lo ha dejado. Me reconoce de inmediato. Una hora larga permanecemos los cinco en este lugar, hablando de esta travesía. Luego nos dirigimos todos al Shelter, en el que sólo yo pasaré la noche. Es increíble que haya coincidido con Amy tres meses más tarde, a 2100 km del lugar en el que nos conocimos y en la cima de esta montaña. Pura magia… ¡Me ha hecho mucha ilusión!

Ya cuándo cae la noche, un hombre con una caja y acompañado de sus dos hijos pequeños se acerca al Shelter, para ofrecernos fruta. Es una pasada el cariño y consideración que tiene la gente con los Thru-Hiker. He vivido esta generosidad muchas veces desde que estoy en EEUU y es algo que llega al corazón. En su momento escribiré sobre estas personas maravillosas, sin las cuales hacer el Appalachian Trail sería en la práctica imposible. Thanks Trail Ángels!

Llueve suavemente mientras escribo este texto y trato también de seguir la conversación de dos de mis compañeros que se encuentran cenando, prácticamente a oscuras, en la mesa de madera que hay frente a la cabaña.

A ver mañana…

Posición en el Shelter:  41.199478, -74.752581 y 388 m de altitud


En el día de hoy, Domingo, 23 de Julio

Gren Anderson Shelter a Unionville (Park / Tent)

Hoy tengo planificado avanzar hasta la ciudad de Unionville, perteneciente al Estado de New York. Esto supone recorrer 20 millas, por lo que a las 6,30h ya estoy caminando.

El camino hasta llegar al Centro Interpretación High Point State Park ha sido llevadero y sin desnivel. Al llegar aquí hago un alto para comer algo. Entro en el edificio. Una de las empleadas de la oficina me pregunta si soy un Thru-Hiker y, si es así, desde donde vengo. Al responderle que sí lo soy y que vengo desde Springer Mountain en Georgia, las empleadas y las personas que se encuentran a mí alrededor comienzan a aplaudir. Me siento entre desconcertado y emocionado. Una empleada del Centro me trae una Pepsi-Cola fría para rebajar los calores del momento.

A partir de aquí, varias millas con mucha piedra. He empleado 10 horas en completar el trayecto y no he coincidido con ninguna persona. Jornada dura por la longitud y la soledad.

Al llegar a mi destino, ya sobre las cinco de la tarde, me encuentro con un restaurante italo-mexicano, de nombre Annabel Pizza, que para mi propia suerte, está situado enfrente del Parque Municipal donde nos permiten instalar nuestras tiendas. Decido comer antes que nada. Aquí conozco a José, el cocinero, de origen guatemalteco y muy amable, con el que he hablado durante mucho tiempo. Debo decir que he cenado muy bien.

Durante todo el día ha estado amenazando lluvia, pero finalmente no ha pasado de ahí…

¡Buenas noches!

Posición en el Parque (Tent):  41.301096, -74.562686 y 162 m de altitud

Os dejo con la canción "Girls, women and ladies", de Ed Bruce, una persona a la que admiro. Su música es estupenda.

Un abrazo


jueves, 20 de julio de 2017

AT036-Bake Oven Knob Shelter a Kirkridge Shelter

Hola amigos,

Os comento lo sucedido estos dos últimos días en Appalachian Trail


Miércoles, 19 de Julio

Bake Oven Knob Shelter a Smith Gap Road (Garaje)

Antes de ponerme en marcha, acepto la invitación de Isabel y Jeff, para tomar café en su tienda de campaña. Estoy media hora con ellos. Son una pareja estupenda.

Como resumen del día, diré que los 32 km recorridos sobre un camino lleno de piedras han sido un auténtico suplicio. Los últimos 11 km he tardado cinco horas en realizarlos, lo que da una idea de la dificultad, todo ello, en un terreno sin desniveles significativos. Como marco, una temperatura de 35 grados, humedad muy alta, y los adorados mosquitos.

Al llegar a mi destino un hombre que se presentará mas tarde como John me ofrece alojamiento en el garaje de su casa, con ducha, servicio y wifi a cambio de 10 dólares. ¡Acepto!, porque no tengo una opción mejor y porque sólo el agua lo vale. Puedo asearme y lavar la ropa a mano.

John me lleva al pueblo en su camioneta, para comprar la cena. Después vamos a un bar-restaurante típico americano, bastante angosto, dónde me presenta a sus amigos, todos ellos muy curiosos.

Como preocupaciones inmediatas tengo dos. Una, que no puedo renovar el contrato de mi línea de móvil en EEUU; y dos, que mis zapatillas de treking están rotas y con las suelas completamente desgastadas. Aunque parezca increíble, realizar ambas cosas tiene su miga.

No puedo más. Hoy toca dormir entre herramientas... ¡Hasta mañana! 

Posición en el Garaje:  40.826563, -75.432752 y 316 m de altitud


En el día de hoy, Jueves, 20 de Julio

Smith Gap Road (Garaje) a Kirkridge Shelter

Jornada sin desniveles, prácticamente lisa, pero seguimos caminando en este río de piedras que es el Appalachian Trail a su paso por Pennsylvania, lo que ha convertido en una verdadera tortura las 17 millas que he avanzado hoy. Como siempre lo peor al final, por el cansancio y el tremendo calor que ha hecho, con la humedad rondando el 100%.

Hoy también recorro parte del camino con "Wayne" y "Salty", a las que he dado alcance unas millas antes de llegar a mi destino. 

A las 19h se desata la tormenta, algo que agradecemos todos los que aquí estamos. El verde de los árboles y plantas se vuelve más intenso con el agua, mientras al temperatura desciende diez grados en apenas unos minutos.

Pensaba que iba a estar sólo en el Shelter, pero finalmente seremos seis los que aquí pasaremos la noche. La lluvia ha hecho que los Thru-Hiker dejemos la tienda de campaña para mejor ocasión. Aquí conozco a Matt, un hombre muy majo y alegre que está al corriente de muchas costumbres de Euskal Herria. Entre ellas, me sorprende que sepa el uso de la "txapela" en el deporte, para reconocer y premiar a los ganadores.

A cubierto y sentados en el borde del Shelter, todos cenamos mientras miramos cómo llueve, a veces hablando, a veces en largos silencios …, como dejando hablar a la lluvia, mientras cada uno de nosotros está a solas con sus propios pensamientos. Es un momento bonito.

Acostado dentro del saco de dormir, pienso en que hoy he podido solucionar uno de los dos problemas que mencionaba ayer; esto es, la renovación del contrato de la línea de móvil de EEUU. Ha sido posible gracias a la ayuda de mi amigo Emilio. Sin su intervención, hoy a medianoche, me hubieran dado de baja la línea y los servicios vinculados. ¡Muchas gracias! Ahora toca pensar en cómo resolver el otro problema…

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter:  40.936683, -75.186330 y 464 m de altitud

Os dejo con la canción "Foggy mountain breakdown", de Earl Scruggs & Friends

Un abrazo



martes, 18 de julio de 2017

AT035-Willian Penn Shelter (Tent) a Bake Oven Knob Shelter

Hola amigos,

Os comento lo sucedido estos últimos días en Appalachian Trail


Domingo, 16 de Julio

Willian Penn Shelter (Tent) a Port Clinton (Tent)

Larga, muy larga la jornada de hoy. Unos 38 km recorridos en un camino plagado de piedras. Si alguien quiere poner una cantera, Pennsylvania es el lugar ideal. A esto hay que añadir el calor, la humedad del 100% y los incansables mosquitos.

Al llegar al Campsite de Port Clinton me espera una sorpresa. Estoy hablando con mi hija Irantzu, cuando veo venir corriendo a Julia. Nos damos un abrazo. Y después otro con Jonás. No les había visto desde el pasado día 5, en que nos separamos en Harpers Ferry. He tardado por tanto once días en alcanzarles. Me encanta coincidir otra vez con ellos.

Con la ayuda de mis compañeros, reparo la tienda de campaña para poder usarla esta noche. Mañana debo solucionar este problema. No puedo estar sin tienda en el Appalachian Trail.

Pedimos unas pizzas y cenamos todos juntos en una mesa al borde del río, mientras "trucos de magia", una persona que ha realizado tres veces el Appalachian Trail y que ahora dedica su vida a ayudar a los Thru-Hiker nos ameniza la velada con un sinfín de historias.

Entre ellas, nos cuenta que un año estuvo lloviendo 148 días seguidos. Él, que es un bromista, se disfrazo con aletas, traje de neopreno, gafas y, con una kayak al hombro, se fue a la entrada del pueblo a recibir a los Thru-Hiker, diciéndoles: "Estad tranquilos, no temaiiisss…, veníd hacía mí nadando…", mientras estos se reían, sorprendidos. Tiene su guasa…jjjj

A mí me dice: "Te estaré esperando en Katahdin" (Maine), para enseñarme a continuación dos camisetas del Appalachian Trail, una verde y otra negra.  "Te regalaré una de estas camisetas",- añade. Nos despedimos con un abrazo…

¡Buenas noches!

Posición en el Campsite (Tent):  40.586886, -76.026788 y 131 m de altitud


Lunes, 17 de Julio

Port Clinton (Tent) a Eckville Shelter (Tent)

Me levanto y recojo todas mis cosas a las 7,30h de la mañana. La tienda ha aguantado bien, pero debo comprar otras varillas y, si esto no fuera posible, otra tienda nueva.

Tras despedirme de Julia y Jonás, un coche viene al Campsite para llevarnos a mí y a otros dos compañeros, a comprar provisiones a un Market, en la vecina ciudad de Hamburg. Al volante del automóvil Edward Amadoro, una persona con aspecto bonachón. Después de realizar la compra, regresamos nuevamente al Campsite. Ahora ya, solamente conmigo, nos dirigimos de nuevo a Hamburg, a la Post Office, donde me acompaña y ayuda en todo momento en el reenvió de mis dos cajas. Al salir vamos a su casa, me presenta a su familia y cambiamos de automóvil. A bordo de una magnífica camioneta pick-up me lleva a un Store de deportes para solucionar el problema de la tienda de campaña. De aquí he salido con una nueva.

Finalmente Edward me traslada al Appalachian Trail, no sin antes regalarme dos bastones nuevos, después de que él comprobara que uno de los míos está roto. Al llegar, le pregunto cuánto le debo por sus servicios y me responde: Nothing! Haciéndome a su vez otra pregunta: You're happy?..  Yes, I'm happy, - le digo. If you're happy, I'm happy, me replica.

Es absolutamente increíble la bondad y generosidad de algunas personas, en este caso, para con un Thru-Hiker, una persona desconocida para él. Ha dedicado dos horas de su vida, además del gasto en gasolina, etc. para ayudarme. Nos hacemos una fotografía antes de despedirnos con un abrazo.

Thank you very much Edward!, mi Trail Ángel de hoy.

A las 10:30h ya estoy caminando hacía The Pinacle Mountain y su mirador Pulpit Rock. Esta será la única subida dura del día. La última parte del recorrido hasta llegar a mi destino ha sido agradable, por discurrir por pistas forestales y con un camino sin apenas piedras.

Desde media mañana se ha venido fraguando una tormenta por el calor y bochorno. Ya sobre las tres de la tarde ha descargado, un par de millas antes de llegar a la cabaña. Hoy ha tocado mojarse. El Shelter está completo, por lo que he de montar la nueva tienda de campaña, por primera vez.

Conozco a Julia, una estudiante de tercer curso de Literatura anglosajona, que caminará unos días hacía el Norte en el Appalachian Trail. Ella vive desde hace ocho años en EEUU y habla español porque uno de sus progenitores es de Barcelona. Hablamos durante un largo rato. Desde aquí te deseo toda la suerte del mundo en tu futuro Máster en Reino Unido.

Ha sido éste un día movido y especial...

Posición en el Campsite (Tent):  40.634538, -75.957816 y 183 m de altitud


En el día de hoy, Martes, 18 de Julio

Eckville Shelter (Tent) a Bake Oven Knob Shelter

Como todos los días, después de desayunar y recoger mis pertenencias, doy comienzo a la jornada a las siete de la mañana. Por delante 17,4 millas. 

Ya desde el primer paso la presencia de las piedras ha sido una constante durante todo el recorrido. Sin grandes elevaciones, en los cresteríos la presencia de grandes piedras hace muy difícil avanzar. Como digo, pasos muy técnicos para alguien que lleva una mochila por encima de 20 kilos. El peligro es evidente en estos lugares. De una manera gráfica, os diré que el día ha sido algo así como caminar por el lecho de un río. Un poco está bien, pero caminar 28 km en estas condiciones tiene lo suyo. Por ejemplo, el último tramo hasta el Shelter, de 9,5 km de longitud, he tardado 4 horas en realizarlo.

Ayer me entere de que los Hiker se refieren a Pennsylvania como ROCsylvania, por la enorme cantidad de piedras de todos los tamaños que hay en el camino.

En un road me acerco a un restaurante y allí conozco a una pareja de jóvenes. Jeff, con nickname "scout", de Boston, y a Isabel, de Medellín (Colombia). El local esta cerrado, pero aquí permanezco con ellos casi una hora, hablando de todo un poco. Súper majos los chavales…

Durante el recorrido también conozco a dos Thru -Hiker. Sus nickname: "salty" y "wayne".

Hoy duermo sólo en este pequeño Shelter, aunque a escasos metros hay montadas varias tiendas de campaña. Los tobillos y pies ardiendo, y las rodillas resentidas, especialmente la derecha, que es la que tengo en peores condiciones.

Hasta media mañana he estado bastante desanimado por cosas mías, y digámoslo así, pero luego he recuperado mi tono habitual optimista. Es increíble el papel que juega la cabeza en el deporte. Quien lo practique de manera intensa sabe perfectamente de lo que estoy hablando. 

Es casi de noche y los mosquitos luminosos revolotean alrededor de la cabaña. Son unos bichos muy curiosos y le dan un aire mágico al entorno.

Toca descansar. Mañana Dios dirá…

Posición en el Shelter (Tent):  40.754102, -75.727030 y 417 m de altitud

Os dejo con la canción "No hay nadie como tú", de Café Tacuba.

Un abrazo



sábado, 15 de julio de 2017

AT034-Clarks Ferry Shelter a Willian Penn Shelter (Tent)

Hola amigos,

Os comento lo sucedido estos dos últimos días en Appalachian Trail


Viernes, 14 de Julio

Clarks Ferry Shelter a PA.325 Clark's Valley, Clark Creek

Comienza a llover con fuerza a las tres de la madrugada y se mantiene así hasta prácticamente el mediodía. Tanto el Thru-Hiker que comparte Shelter conmigo, como yo mismo, dudamos en salir, pero finalmente a las ocho y media me pongo en marcha, mientras que mi compañero no se decide.

Como ya parece algo habitual en Pennsylvania  el recorrido no tiene grandes desniveles a salvar, pero sí un camino lleno de piedras, en muchos puntos con pasos complicados. Esto hace que sea muy difícil superar las dos millas a la hora.

Llego a Peters Mountain Shelter y aquí me encuentro con una sorpresa que me ha dolido un montón. No diré en este blog lo sucedido, pero si diré, que del enfado que tengo, a la salida de la cabaña, en lugar de tomar el camino del Norte, me dirijo hacía el Sur, unas dos millas…, hasta que veo venir de frente al que ha sido mi compañero esta noche.

Rectifico el rumbo y me encamino de nuevo hacía el Shelter, esta vez lógicamente sin parar. Llueve sin tregua y me preocupa sobremanera el no tener la tienda de campaña en condiciones, porque no me veo con fuerzas para llegar hoy al siguiente Shelter.

He recorrido 14 millas cuando llego al Road PA.325 Clark's Valley, Clark Creek. Me siento sobre el guarda raíl de la carretera, pensando lo que puedo hacer. Son las cinco de la tarde y el Shelter está a ocho millas. Seguro que no llego, por el cansancio que tengo y por las condiciones del camino.

No pasa mucho tiempo cuándo veo bajar del monte, a los que serán mis Trail Ángels en el día de hoy, Paul y Mary Anne. Hablo con él  y le explico que tengo la tienda rota, en concreto las dos varillas que dan soporte a su estructura. Me dice que ellos van a un Campground, que está situado a varias millas de distancia. Están esperando un coche para llevarles y me pregunta si quiero ir con ellos, sin llegar a adivinar en ese momento, ni siquiera remotamente, el alcance de su oferta. No tengo opción: Acepto.

Ellos están unos días de vacaciones en ese Campground, haciendo rutas caminando por los alrededores. Tienen alquilada una cabaña de madera y contratan para los desplazamientos un coche, que es el que ahora viene a recogerles.

No me dejan compartir el gasto del coche de ninguna manera. Llegamos a nuestro destino, y es aquí, cuando me quedo perplejo. Me invitan a pasar la noche en su cabaña, un pequeño edificio que tiene una única habitación, con una cama de matrimonio, dos literas y una mesa. En el exterior, el clásico porche de las casas norteamericanas. En frente, a tres o cuatro metros, un esplendido río. Les digo que no puedo aceptar semejante oferta, pero insisten e insisten. Y aquí estoy, alojado en una cabaña, con una pareja que acabo de conocer, ella de New York y él de California.

Después de instalarnos, Paul me lleva a comprar algunas provisiones y a indicarme donde puedo cenar algo. Les he invitado a cenar, pero no han aceptado porque ya tenían su cena preparada. Puedo lavar y secar toda la ropa, siempre con la ayuda, bien de él o de ella.

Acostado en mi litera no puedo dejar de pensar en lo que estas maravillosas personas han hecho por mí. Es sencillamente impresionante. Me recogen en su coche, me invitan a su casa para compartirla de una manera íntima, y finalmente me ayudan en todo lo haya podido necesitar. Me siento conmovido y profundamente agradecido. Ellos me han rescatado de ese guarda raíl, en una situación bastante precaria.

¡Muchas gracias Mary Anne y Paul! mis Trail Ángels de hoy.

Esto me recuerda una situación vivida en España, en Miño de San Esteban, hace ya dos años, dónde una familia encabezada por Nemesia, me acogió sin dudarlo en su casa, ofreciéndome además, cena y su mejor habitación. Por la mañana, alguien, probablemente su hija Ángela, se levantó de la cama antes que yo para dejar mi desayuno listo, antes de que retomara El Camino del Cid. Este tipo de gestos dejan una huella imborrable en el corazón. Y por si esto fuera poco, me han vuelto a invitar a su casa cuándo regrese de EEUU. Os mando un abrazo enorme a todos. 

Mañana Dios dirá …

Posición en PA.325:  40.451290, -76.775726 y 239 m de altitud


En el día de hoy, Sábado, 15 de Julio

PA.325 Clark's Valley, Clark Creek a Willian Penn Shelter (Tent)

Nos levantamos siendo aún de noche, a las cinco en punto. Desayunamos y recogemos nuestros equipajes. El coche nos espera a las seis, para, en mi caso, trasladarme al Appalachian Trail. Me despido de Mary Anne y de Paul con un abrazo. No os olvidaré amigos , ni tampoco lo que habéis hecho por mí. ¡Gracias otra vez Trail Ángels!

Comienzo subiendo Stony Mountain, que por ser lo primero del día no se hace muy pesado. El recorrido, con algo más de desnivel que en días precedentes, pero en la misma línea. Termino el día subiendo a Blue Mountain Spring, donde se encuentra el Shelter. Lo peor sigue siendo el camino con muchas piedras, el calor con humedad y los mosquitos.

La jornada ha sido muy larga y estoy literalmente agotado. No puedo escribir más...

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter (Tent):  40.495589, -76.414330 y 439 m de altitud

Os dejo con la canción "Let her go" de The Passenger

Un abrazo



jueves, 13 de julio de 2017

AT033-Conodoguinet Creek Bridge ATC Scot Farm Trail Work Center (Tent) a Clarks Ferry Shelter

Hola amigos,

Como ya comenté ayer, paso la noche en un pequeño green que hay junto al semi derruido y clausurado Shelter. Aquí instalé ayer la tienda de campaña sin la autorización de Appalachian Trail Conservancy. No he tenido problema alguno hasta que, a las cinco de la mañana, una mujer golpea en el techo de la tienda y dice gritando: "Camping no here. Go away". Me despierto sobresaltado, pero reacciono de inmediato. Le digo una "lindeza" y se marcha sin añadir una sola palabra. Más tarde comprobaré que se trata de la vecina que vive en la casa de enfrente, desde donde me observa a través de una de las ventanas. Hay personas que te quitarían hasta el aire para respirar, aunque a ellas no les sirviera para nada.

Sigo dentro de mi saco hasta las seis, ya despierto..., oyendo a los pájaros. Es en este momento cuando me percato de que tengo un nuevo problema. La varilla principal de soporte de la tienda se ha roto en una de sus piezas plegables. Esto hace que la tienda no se sujete. Como digo, un problema e importante, porque no puedo usarla y esto es algo imprescindible en esta travesía.

Recojo todas mis pertenencias, desayuno y me pongo en marcha a las 06:30 horas. Antes habré cortado un trozo de cable eléctrico del viejo edificio. Quizá os estéis preguntando,- ¿Para qué querrá este hombre un trozo de cable? La respuesta más adelante.

Comienzo la caminata con una subida difícil hasta Darlington Shelter, por un sendero con mucha piedra y con una cima complicada. Ya después, aunque largo, ha sido bastante llevadero hasta la ciudad de Duncannon. Por el camino pienso en cómo reparar la tienda y decido hacerlo poniendo una "parrilla" de clavos de acero alrededor de la zona rota. Pero,- ¿Dónde comprar los clavos?. 

Ya en el pueblo, pregunto a un hombre muy simpático, le explico lo que necesito y, ante mi asombro, me pide que vaya con él para llevarme a un Store, una especie de almacén de materiales para la construcción, situado en las afueras de la ciudad, a unas cinco millas. Aquí compro los clavos. Donald, que así se llama mi Trail Ángel , me deja de nuevo en la ciudad. Esto no tiene precio amigos. Es generosidad en estado puro. Thank very much!

Veo un restaurante italiano y decido entrar y comer una pizza. Pido una tamaño medio y soy incapaz de terminarla. Debo decir que está muy buena, la masa muy lograda. Mientras doy cuenta de la pizza aprovecho para solucionar otro problema que tengo. He perdido el convertidor de corriente España/Usa y no puedo cargar el teléfono que utilizo para escribir en los blogs, y también, para cargar la cámara de fotos.

Ante la mirada atenta de uno de los comensales, con el cable eléctrico que he cortado esta mañana y esparadrapo hago dos convertidores caseros, uno para el teléfono y otro para la cámara. Aunque las clavijas son distintas, el voltaje es muy similar en ambos países. Los pruebo y… "¡et voilà!", funcionan perfectamente. Una inquietud menos en mi cabeza.

Continúo mi camino hacía Clarks Ferry, el Shelter  donde pasaré la noche. El desnivel, el calor, los moooosquitos! y el camino de piedra, especialmente en todo el cresterío, han hecho de estas cuatro millas un recorrido muy difícil. 

Llego a mi destino con una sudada impresionante. Lo primero, asearme en el arroyo que hay junto a la cabaña, lavar la ropa y, de paso, beber casi dos litros de agua. Después, y antes de cenar, reparo la varilla de la tienda de campaña con los clavos que he comprado. No me ha quedado muy bonita pero aguantará, creo...

Cuándo ya creía pasar sólo la noche en el Shelter, llega otro Thru-Hiker. Bien.

¡Buenas noches! Mañana Dios dirá.

Posición en el Shelter:  40.392336, -76.993761 y 347 m de altitud

Os dejo con esta magnífica canción "Who can it be now", de Men At Work

Un abrazo



miércoles, 12 de julio de 2017

AT032-Pine Grove Furnace State Park (Camping) a Conodoguinet Creek Bridge ATC Scot Farm Trail Work Center (Tent)

Hola amigos,

Os comento lo sucedido estos dos últimos días en Appalachian Trail


Martes, 11 de Julio

Pine Grove Furnace State Park (Camping) a Sheet Iron Roof Road (Camping)

He dormido muy bien en este camping, pero poco, porque estuve hasta muy tarde ordenando mis notas y escribiendo para los blogs. Recojo todas las pertenencias y a continuación desayuno con John y Patty, quienes amablemente me han invitado. Como anécdota contaré la preocupación que me ha trasladado Patty durante el desayuno. Me pregunta cuántos zapatos llevo para hacer el Appalachian Trail. Se sorprende muchísimo al responderle que sólo un par, a la vez que me pide que le muestre cómo es mí calzado. Ella no lo ve lógico y seguramente esté en lo cierto. Me encanta la pregunta por lo curiosa y original que es.  ¡Gracias otra vez, mis Trail Ángels!

La jornada muy similar a las anteriores, sin grandes desniveles y con tramos de piedra. Quizá el calor ha sido el elemento más difícil de sobrellevar. 

A unas 11 millas veo que hay un camping, muy cerca de la ruta. Decido quedarme y descansar. Ya dentro del recinto, me quedo impresionado del nivel de algunos de sus residentes. Enormes auto caravanas, mobil house, que tienen de todo lo que os podéis imaginar, hasta sus cortadoras de césped, o vehículos eléctricos, con los que pasean por el recinto al atardecer.

Instalo la tienda y me dirijo a la piscina, en la que permanezco dos horas dentro del agua. ¿Cómo podría describir lo que he sentido?  Esa ingravidez dentro del agua, esa sensación de que tu cuerpo no pesa, de que no te duele nada… De alguna manera, es como una liberación. 

Son ya las siete de la tarde y me dirijo a Recepción con el ánimo de pedir algo para cenar, pero está cerrada la oficina. Toca cocinar de lo poco que tengo. En el edificio destinado a los baños y lavandería hay una máquina de refrescos. Intento sacar una Pepsi, pero después de muchos intentos, y la ayuda de una mujer que tiene su caravana en las proximidades, he de irme de vacío. La cena será con agua.

Junto a mi tienda de campaña hay una mesa. Preparo aquí la cena. Mientras lo hago, veo aproximarse a un hombre con dos latas, una de Crush naranja y otra de Pepsi. ¡Son para mi! Su mujer, la que me ha ayudado en la máquina de refrescos, le ha enviado con estas dos latas. Una vez más, ahí está presente esa generosidad del pueblo norteamericano con los Thru-Hiker. Hoy no ceno con agua, mañana quizá… ¡Thank's Trail Ángels!

Pero no cenaré tranquilo. Cuando estoy en ello, se desata una tormenta y he de refugiarme rápidamente en la tienda, llevándome todas mis cosas. Termino de cocinar y cenar en el interior. Con el agua, la temperatura ha caído muchos grados.

Cuando cesa la lluvia es el momento de fregar, recoger todo y descansar.

¡Buenas noches!

Posición en el Camping (Tent):  40.095228, -77.159730 y 243 m de altitud


En el día de hoy, Miércoles, 12 de Julio

Sheet Iron Roof Road (Camping) a Conodoguinet Creek Bridge ATC Scot Farm Trail Work Center (Tent)

Como todos los días al despertar, dedico mi tiempo a los pájaros. Esa media hora oyéndoles en completo silencio no tiene precio. Para mí, quizá sea el momento más agradable del día.

Sin grandes prisas, desayuno y recojo todas mis cosas. Hoy inicio mi ruta pasadas las ocho de la mañana. He de caminar por la carretera media milla hasta llegar al punto dónde ayer dejé Appalachian Trail.

Aunque el desnivel no ha representado un problema importante, las primeras 8 millas han sido muy laboriosas, porque prácticamente todo el sendero tiene firme de piedra, especialmente en el cresterío, con grandes rocas y pasos difíciles.

En Boiling Springs tengo la suerte de encontrar un restaurante italiano. Es obligatoria la parada. Espaguetis con carne, que están muy bien preparados y un par de vasos grandes de Coca-Cola.

A partir de aquí el camino se convierte en un paseo hasta llegar a mi destino. El sendero no tiene desnivel alguno y está muy bien acondicionado. Además de los insoportables mosquitos que viajan conmigo, solo el calor, con unos 34 grados, ha supuesto un problema. 

Al llegar a mi destino compruebo que el Shelter está cerrado y fuera de servicio, en cuya puerta hay un comunicado informando de que aquí no se puede pasar la noche. Son las cinco de la tarde, así que decido cenar mientras pienso que hacer. 

He caminado 30 km y no estoy dispuesto a dar un paso más. Despues de cenar, recorro los alrededores..., veo que junto a la casa hay agua potable y, que a unos 100 metros hay un río muy grande. Esto acaba de decidirme. Como un objetor en funciones, acato la ley pero no la cumplo. Monto la tienda de campaña en la parte de atrás del edificio, sobre un trozo de césped bien cuidado, oculto del tránsito de coches y personas.

Ya instalado, voy al río y permanezco más de una hora con las piernas metidas en el agua. ¿Qué puedo decir? Un auténtico placer. A mi regreso del río me encuentro con una nota en la tienda de campaña recordándome que está prohibido pasar la noche aquí, pero ya tengo decidido el "pase foral". En este momento llega José "cuatro pelos", con dos amigos. Le explicó lo que voy a hacer, dudan un rato si acompañarme o no, pero finalmente se van, para acampar un poco más adelante, también de manera "no legal".

Entro en el interior de la tienda y aquí permanezco hasta que se hace de noche, descansando. En ese momento salgo para asearme con el agua potable que está a nuestra disposición y lavar la ropa.

No puedo más...  Necesito dormir!

¡Buenas noches!

Posición en la Tienda:  40.259780, -77.104332 y 116 m de altitud

Os dejo con la canción "Lose yourself" de Major Lazer

Un abrazo



lunes, 10 de julio de 2017

AT031-Harpers Ferry (AT Hiker Hostel) a Pine Grove Furnace State Park (Camping)

Hola amigos,

Os comento lo sucedido estos últimos cuatro días en Appalachian Trail


Viernes, 7 de Julio

Harpers Ferry (AT Hiker Hostel) a Dahlgren Backpacker Campground (Tent)

Reconozco que me ha costado salir del Hostel y ponerme en marcha. Es muy difícil dejar lo bueno y la comodidad.  A despedirme acude Zagar y lo hace con tres abrazos, al estilo iraní. Es una persona muy educada y amable. Hasta siempre Zagar, no dejes de escribirme para saber de ti.

Salgo del Hostel acompañado de otros dos Thru-Hiker. Para acceder al Appalachian Trail  debemos bajar por una prolongada ladera, con gran pendiente y peligrosa. Cruzamos las vías del ferrocarril y ya estamos en la senda, en territorio del estado de Maryland.

En toda esta zona fronteriza de Virginia, West Virginia y Maryland hubo numerosas batallas durante la guerra de Secesión y estos territorios cambiaron varias veces de bando, en función del resultado de las batallas que libraban los Unionistas y Confederados. Según he podido saber, aún hoy en día existen sentimientos encontrados, por definirlos de algún modo, con respecto a aquella época, en definitiva, con respecto a dos formas de entender la vida.

El recorrido está perfecto, ancho, bien acondicionado y sin desniveles  importantes. Apenas señalar la subida a Lamb's Kanoll y varios tramos de piedra, que siempre son un verdadero incordio.

En la milla 1034 se encuentra Gathland Date Park, un lugar muy bonito y bien cuidado, donde poder descansar y reponer fuerzas.

Poco después de este lugar me encuentro con Katrina, aunque más acertado sería decir que ella me ha encontrado a mí. Sabía que yo estaba en Harpers Ferry, ha preguntado a los Thru-Hiker y estos le han dicho que estaba como una hora delante de ella. Caminamos juntos durante cuatro o cinco horas, hasta encontrarnos con su novio Chris que la estaba esperando. Hacía muchos días que no la había visto y me ha encantado compartir un trozo del Appalachian Trail con ella.

Más sorpresas. En el Campground me encuentro con José 'cuatro pelos", que también hacía unos días que no le veía. Hablo un rato con él, hasta que llegan sus amigos. También ellos fueron el 4 de Julio a Washington DC…

Después de cenar preparo las cosas para mañana y a dormir…

¡Buenas noches!

Posición en el Campground (Tent):  39.481120, -77.619230 y 318 m de altitud


Sábado, 8 de Julio

Dahlgren Backpacker Campground (Tent) a Raven Rock Shelter

A las cinco y media de la mañana los pájaros comienzan su concierto de todos los días. Es una maravilla oírles en completo silencio, en medio del bosque, metido en el saco de dormir. A esta hora son los reyes del bosque, sin duda alguna. Os aseguro que muchos de los que estamos en Appalachian Trail les prestamos atención por las mañanas.

Hoy pretendo recorrer unas 20 millas, así que desayuno y recojo la tienda un poco antes que de costumbre, para ponerme en marcha a las 6,40h.

Las primeras millas del recorrido están muy bien acondicionadas y no presentan desniveles importantes. En un agradable paseo llego al monumento a Washington, el primer presidente de Estados Unidos. Antes, habré visto numerosos carteles explicando los hechos más importantes acaecidos en esa época, hasta la proclamación de independencia de Gran Bretaña y, con ello, el acceso al cargo de primer presidente.

Las últimas nueve millas han sido más duras, con tramos de mucha piedra, especialmente la subida al Shelter dónde pasaré la noche.

Mientras me dirijo al Shelter se está fraguando una tormenta. El viento toma mucha fuerza y agita los árboles con virulencia. Una rama cae de uno de ellos y me golpea en el hombro derecho, afortunadamente sin mayores consecuencias que el dolor que esto supone. Aprieto el paso para no mojarme. Ha sido poner el pie en el shelter y desatarse la tormenta. Ha estado lloviendo con fuerza durante hora y media.

Durante la cena conozco a Vaun Hawbaker, un Monitor que está con cuatro niños pasando el fin de semana en la montaña. Les enseña a los niños a hacer cucharas de madera y de paso los mantiene entretenidos. Hacen tiempo hasta que deje de llover, porque deben montar sus tiendas de campaña, ya que en la cabaña no se pueden alojar, al estar destinadas exclusivamente a los Thru-Hiker.

Ha bajado diez grados la temperatura en muy poco tiempo. Me duele el hombro y decido tomar un ibuprofeno. A ver mañana...

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter:  39.667749, -77.532875 y 348 m de altitud


Domingo, 9  de Julio

Raven Rock Shelter a US.30 Caledonia State Park (Tent)

Larga, muy larga, la jornada de hoy, con algunos desniveles de cierta importancia como es el caso de Chimney Rocks. En muchos puntos con tramos de piedra, laboriosos de pasar por la atención constante que requiere. Los pies, tobillos y rodillas son los que sufren en mayor medida este tipo de camino. Jornada calurosa que ha añadido mayor dificultad al trayecto.

Hoy estoy muy-muy desmoralizado, totalmente desanimado, sin que pueda explicar el motivo. Quizá sea la suma de muchas variables: El cansancio psicológico, las dolencias físicas, el calor, etc. El caso es que me he pasado el día "echando pestes" y quejándome de todo, incluso he llegado a tirar la mochila.

Pero, a media tarde, algo ha puesto mi cabeza en su sitio. Cómo he dicho camino renegado, cuándo veo venir de frente una fila de nueve personas, una mayor, abriendo el grupo y otra cerrándolo; en medio, siete jóvenes de unos quince o dieciséis años. El que va en cabeza dice en voz alta: "Let way. Is a Thru-Hiker". Todos de apartan a su derecha para que pueda pasar. Mientras lo hago, me van saludando uno a uno. Con el Monitor que cierra el grupo hablo un poco y le doy las gracias. Su respuesta: "You are welcome".

Cuándo se alejan, lleno de aire mis pulmones y, en una mezcla de rabia y emoción, grito todo lo que puedo: "¡Soy un Thru-Hiker maldita sea!. Alguien que está haciendo algo extraordinario. ¿De qué cojooones me quejo? Tengo el respeto y el cariño de la gente y no debo quejarme. Un Thru-Hiker ha de superar todo lo que se presente. ¡Llegaré a Maine aunque me duela el cuerpo entero!"

Entro en Caledonia State Park cuando empieza a caer la tarde. Mientras hago la cena, monto la tienda en un extremo del Parque. Ceno, y cuando ya es de noche, se acerca un Ranger para decirme que debo desmontar la tienda e irme, porque no se puede acampar. Le hago ver que soy un Thru-Hiker, que estoy en una zona limítrofe del Parque y que es de noche. Es inútil, me requiere a que la desmonte de inmediato y me vaya.

Al rato, recojo todas mis pertenencias y me voy. Son las 21,30 horas ¿A dónde voy?,- pienso. Decido quedarme en los límites del Parque, porque necesito utilizar sus servicios (electricidad, agua, etc.), y lo haré ocultándome en otro lugar. Monto de nuevo la tienda de campaña, a oscuras (todo se aprende...), detrás de unos arbustos que me sirven de protección, sin encender ninguna luz. Entretanto, el Ranger manda a la Policía a la zona dónde estaba la tienda la primera vez, para comprobar si me he ido. Él cree que no me he ido y está en lo cierto. Manda a la Policía una segunda vez. Piensa que estoy a su derecha, pero estoy detrás de él, observándole. A las 22:30h, por fin puedo dormir...

Alrededor de la tienda hay multitud de "fireflies", mosquitos luminosos, que le dan un aire especial al lugar donde me encuentro. Estos animales son muy comunes en Apalaches, en los meses de Junio y Julio. Los he podido contemplar en muchos lugares, aunque en el bosque es donde adquieren su mayor belleza y dimensión.

¡Felices sueños!  Estoy agotado...

Posición en la Tienda:  39.909146, -77.483551 y 342 m de altitud


En el día de hoy, Lunes, 10  de Julio

US.30 Caledonia State Oark (Tent) a Pine Grove Furnace State Park (Camping)

Con cierta preocupación, me levanto muy pronto con la idea de recoger la tienda antes de que el Ranger o la Policía detecten mi presencia dentro del Parque. Son las 6:40 horas cuándo termino de recoger todo e irme a la zona de los baños y servicios para desayunar en una de las muchas mesas que hay a su alrededor. Son las siete en punto, cuándo aparece una patrulla de la Policía. Pienso que de seguir la tienda montada me hubieran visto, sin duda.

Son las 7,30h cuando me pongo en marcha. Camino ya por el Estado de Pennsylvania. El día es esplendido y pretendo caminar unas 20 millas. Es mucho, pero el trayecto no es montañoso y es posible. Como siempre las últimas millas han sido las peores, por el cansancio y el suelo de piedra. Hoy he superado la mitad del Appalachian Trail, 1750 km, algo que para los Thru-Hiker supone también cruzar una importante barrera psicológica. Estando en este punto soy realmente consciente de lo que significa hacer esta ruta, puedo sentir las mil y una dificultades vividas y proyectarlas al futuro, en esa otra mitad que aún me queda por recorrer. No oculto un cierto vértigo, a pesar de la experiencia acumulada en estos 71 días en Appalachian Trail.

Llego a mi destino y el Hostel está cerrado, por un acontecimiento privado. Voy a un local que vende un poco de todo, compro propano y le pido a la dependienta que me localice un hostel por los alrededores y que me vengan a buscar. El hostel es posible, pero el viaje hasta ese lugar me supondrá 25 dólares. Decido buscar otras opciones. 

Cojo mi mochila y, al rato, un Ranger detiene su vehículo todo terreno para preguntarme si necesito ayuda. Le digo que si, que necesito un lugar para pasar la noche. Me responde que sólo es posible en el camping, que está ubicado a cierta distancia. Sorprendentemente me pide que suba al coche, diciéndome que él me lleva hasta el camping. Y no solamente lo hace, sino que me ayuda con todos los tramites que debo realizar y en la localización de mi lugar de acampada, ya que el camping es muy grande.

Cuando acabo de montar la tienda de campaña, se acerca un hombre. Me pregunta si soy un Thru-Hiker, a lo que respondo afirmativamente. Se presenta como John y me invita a cenar con ellos. Acepto encantado y le pido treinta minutos para asearme y lavar la ropa.

Jon, Patty, John
Regreso y me dirijo a su mesa. Me recibe John, quien a continuación me presenta a Patty, su esposa. Ellos son de Filadelfia y están unos días de descanso en el camping. Adoran España y conocen varias ciudades. Les gusta mucho Málaga, especialmente Ronda, aunque John se queda con La Mancha y sus quesos. Durante casi dos horas he estado con ellos, muy a gusto. Al despedirme, me invitan a desayunar mañana, antes de irme. Me siento agradecido y conmovido por la amabilidad y atención que han tenido conmigo. ¡Gracias John y Patty! mis Trail Ángels de hoy…

¡Buenas noches!

Posición en el Camping:  40.024283, -77.313282 y 290 m de altitud

Os dejo con la canción "I can't you see" de Waylon Jennings

Un abrazo



jueves, 6 de julio de 2017

AT030-Harpers Ferry (Días de descanso)

Hola amigos,

Tal y cómo adelantara en mi post anterior hago un descanso en la ciudad de Harpers Ferry, West Virginia. Apenas dos días, pero creo que serán suficientes para reforzar el ánimo, y afrontar el largo camino que aún me queda por delante.


Martes, 4 de Julio y Miércoles, 5 de Julio

Aunque no tengo prisa alguna, me levanto pronto, desayuno y organizo mis pertenencias para no verme agobiado más tarde, ya que aún no he resuelto cómo ir desde el lugar dónde me alojo hasta la estación de tren. Lo que sí tengo decidido es dejar la mochila (backpack) en el hostel, porque si no lograra dejarla en algún lugar de la ciudad, tendría que llevarla conmigo a Washington, DC y ese riesgo no debo asumirlo. 

Mi primera idea es hacer autostop, pero estando sentado en el porche, veo que hay varios coches aparcados y que un señor está ultimando su equipaje para irse. Me acerco para preguntarle si va a la ciudad de Harpers Ferry y si pudiera llevarme, en caso afirmativo. Lo puede hacer, pero tendría que esperar hasta las 11 de la mañana, un poco tarde porque el tren es a las 11:30h.

A su lado, en otro coche, se encuentra otra persona, que se presentará más tarde como Sergio, un hombre de El Salvador, al que acompaña su esposa Sofía e hijos. Ella le pide a su marido que me lleve, cosa que hace a continuación.

A las once de la mañana ya estoy en la estación, un edificio de madera construido a finales del siglo XIX muy bonito y original, en cuyo interior todo el mobiliario es también de madera y de cuyas paredes cuelgan numerosas imágenes, dibujos e información de aquella época. Es un lugar muy acogedor. Aquí espero la llegada de Julia y Jonás, los amigos con los que iré a Washington, DC.

El tren llega a la estación lentamente, desprendiendo un aire poderoso con sus vagones de doble altura, algunos de ellos panorámicos y con techos acristalados. Los vagones separados por clases: Literas y asientos normales. Al detenerse, de los vagones desciende personal uniformado, portando unas banquetas de color amarillo que colocan sobre el suelo, frente a la escalera del vagón, para que los viajeros puedan descender del tren poniendo el pie sobre ellas. ¡Me encanta!, sencillamente porque todo ello recuerda tiempos pasados, en los que el viajero era atendido como es debido.

Ya en el tren, rápidamente buscamos los vagones panorámicos, donde nos instalamos alrededor de una mesa. No creo que haya mejor manera de viajar que hacerlo en un tren, admirando el paisaje, sin agobios de ningún tipo, hablando con tus amigos, leyendo o durmiendo… Es sencillamente, un lujo y un placer. En apenas una hora y quince minutos estamos en Union Station, en Washington, DC, estación situada muy cerca del Capitolio.

Los tres juntos visitamos el Capitolio, el monumento a Washington y Lincoln Memorial, para después separarnos. Yo, cruzo el río Potomac y me dirijo caminando al cementerio de Arlington, un lugar que siempre he tenido interés en conocer. Es impresionante por las dimensiones que tiene, la solemnidad que se respira y la sencillez de sus tumbas coronadas por inmaculadas lapidas blancas con el nombre de la persona fallecida. Antes de irme, voy a ver la tumba del soldado desconocido, ubicada sobre una pequeña colina, en la parte alta del recinto, donde tengo la oportunidad de presenciar la ceremonia de cambio de guardia, algo muy vistoso por la marcialidad de los soldados que la protagonizan.

El siguiente movimiento es visitar la Casa Blanca, pero no quiero seguir caminando porque hace un calor horrible y es mucha la distancia a recorrer, por lo que decido tomar el Metro hasta la estación McPerson, situada a escasos metros de White House. Llego sin problemas, pero me tengo que conformar con sacar unas fotografías desde el exterior de la verja. Hay largas colas de gente para acceder y es tarde. Otra vez será…

Junto al monumento a Washington, un enorme obelisco blanco de 170 metros de altura, construido en homenaje al primer presidente de Estados Unidos, hay un concierto musical. Pienso que es un buen lugar para esperar el lanzamiento de los fuegos artificiales. Al recinto se accede a través de controles policiales en los que chequean minuciosamente los equipajes del personal. Poco a poco va anocheciendo y toda la zona se está llenando de gente, buscando la que creen mejor posición para ver los fuegos.

Suena "Dios salve a América" y otro tipo de marchas militares, algunas de ellas muy conocidas, que buscan darle un aire patriótico a los momentos previos al lanzamiento de los cohetes. Comienzan los fuegos… Están muy bien, pero mis expectativas eran mayores, lo reconozco. Quizá lo mejor, la grandiosidad del marco en el que han sido lanzados, con el obelisco presidiéndolo todo. Al finalizar, una auténtica estampida de gente buscando salir del recinto lo antes posible.

De regreso hacía el Capitolio me encuentro con Julia y Jonás que están descansando sobre el césped. A partir de ahora permanezco otra vez con ellos. Al rato, nos dirigimos los tres a la Union Station donde comprobamos con sorpresa y decepción que nuestro tren de regreso a Harpers Ferry no sale a las 04:05 horas de la madrugada cómo pensábamos, sino 12 horas más tarde. Esto supone de entrada pasar la noche en la estación. Todo está cerrado y hace algo de frío. Para combatirlo, le pido una bolsa de basura al empleado de limpieza de los baños y con ella me  hago un "anorak de plástico". No estoy guapo, pero ya no tengo frío, que es de lo que se trata. 

Lentamente va transcurriendo la noche. Amanece y después de tomar un café, decido emplear la mañana en visitar dos museos: El dedicado a la conquista del Espacio y el dedicado a las culturas indígenas de América. El primero de éstos, me ha parecido muy interesante, y desde luego a mucha más gente, porque está lleno a rebosar. El segundo, no ha cumplido las expectativas que había depositado en esta visita. Para mi gusto quizá tenga demasiada realidad virtual. En la tienda de suvenirs he visto ropas y piezas hechas en China, y esto, siempre según mi opinión, no es de recibo en un Museo dedicado a las culturas indígenas de América.

El tren sale de la estación de Washington exactamente 30 min. antes de su hora. Me ha extrañado mucho y luego llegará la explicación a cargo del Interventor. Julia y Jonás han cogido billete para un tren Marc, mientras que yo tengo billete para un tren Amtrak, de categoría superior. Los dos llegan a Harpers Ferry con apenas unos minutos de diferencia, pero el Interventor me obliga a bajar en Rockville a pesar de que le digo que no me importa ir en un tren de categoría mas baja. No hay manera de convencerle a pesar de que es la misma Compañía ferroviaria, viene incluso a buscarme para que me baje del tren. Ya en tierra, debo esperar media hora la llegada de mi tren. 

Rockville es apenas un apeadero, con una longitud de algo más de cien metros. Mientras hago tiempo, me fijo que entre los dos andenes hay instaladas al menos 18 cámaras de seguridad, que seguro responden a un prodigioso estudio de cobertura.

A lo lejos se acerca un tren. Tres viajeros se sitúan en medio de las vías mirando hacia él, mientras yo me pregunto porqué hacen algo que parece una temeridad. De pronto, cogen rápidamente sus equipajes y cambian de anden. Entretanto, yo pregunto si el tren que se acerca es el Amtrak que se dirige a Harpers Ferry. Al decirme que sí, comprendo al instante el motivo por el que los tres viajeros estaban en medio de las vías: Trataban de averiguar el anden por el que entraría el tren a la estación. Yo también cambio rápidamente de anden. El tren se detiene y suben primero las personas que viajan en litera, después avanza un poco el tren y subimos el resto de viajeros. Nuevamente personal uniformado y atención personalizada al viajero, incluso es posible cenar durante el trayecto por un importe de 12 dólares.

Cuándo llego a Harpers Ferry, Gail ya está esperando para llevarme a su casa. Nos saludamos con un abrazo. A su vez, allí nos espera Henq, su marido. Tomamos un aperitivo y luego cenamos en el porche de su casa. Me siento a gusto, porque ellos hacen que así sea. Después de cenar, me acercan con su coche al hostel AT Hiker mientras llueve sin cesar. Al despedirnos, quedamos para desayunar al dia siguiente. Gracias a ambos por el cariño con el que me habéis acogido en vuestra casa.

Duermo en el hostel con un hombre muy educado y amable, llamado Zargar. Hablando con él descubro que es iraní. Hablamos de su país y del Appalachian Trail. Hemos congeniado de inmediato. Me ha encantado hablar con él.


Jueves, 6 de Julio

Por la mañana Zargar se despide de mí con un fuerte apretón de manos, diciéndome que ha leído mi blog de Irán. Emocionado me da las gracias por las palabras que ahí están escritas en referencia al pueblo iraní, que son todas ellas ciertas. 

Sobre las nueve de la mañana, Gail se acerca con su coche al hostel para ir a desayunar. Disculpa a su marido porque tiene trabajo y me lleva a la vecina ciudad de Charles Town donde desayunamos muy bien, al estilo anglosajón, con calidad en el producto y en el servicio, todo ello servido en un local muy bien decorado y acogedor, dentro de un edificio de madera, de estilo victoriano y con muchos años de historia.

A continuación me lleva a comprar provisiones para los próximos días. Durante la compra me acompaña en todo momento y me recomienda unos productos frente a otros. De aquí nos dirigimos a la Post Office de Harpers Ferry donde reenvío mi caja 200 millas más adelante, junto con otra nueva que también he puesto en este servicio postal. Llueve con mucha fuerza…

Gracias a Gail, hoy he podido comer pan de verdad, por primera vez en dos meses y medio. Está muy bueno. Es muy caro, pero más caro es pasar hambre. Guardo la mitad para la cena como si fuera oro, que para mí lo es. Resulta increíble cómo un alimento tan rico, sano y natural como es el pan, ha sido apartado de la alimentación en EEUU.

Jefferson Rock
Para finalizar me lleva al hostel. Nos hacemos una fotografía antes de despedimos con un abrazo. En Harpers Ferry he sentido nuevamente la generosidad del pueblo norteamericano, en esta ocasión de la mano de Gail y Henq, mis Trail Ángels y amigos en esta ciudad. Thank's!

En el hostel me encuentro nuevamente con Zargar, quien me dice que ha leído todos mis blogs. Me vuelve a dar las gracias efusivamente por el retrato que hice del pueblo persa y además asegura que está muy bien escrito. Me siento halagado por ello. ¡Muchas gracias Zargar!

Se acabo lo bueno amigos, mañana vuelta al trabajo, al Appalachian Trail.

¡Felices sueños!

Es 7 de Julio y fiesta grande en Iruña. Os dejo con la canción "Qué hizo a San Fermín llorar" de Mari Cruz Corral. Una voz increíble. A ver quién es capaz de superar esto…

¡Gora San Fermin!

Un abrazo