EL SENDERO DE LOS APALACHES: Georgia…North Carolina…Tennessee…Virginia…West Virginia…Maryland…Pennsylvania…New Jersey…New York…Connecticut…Massachusetts…Vermont…New Hampshire…Maine

lunes, 10 de julio de 2017

AT031-Harpers Ferry (AT Hiker Hostel) a Pine Grove Furnace State Park (Camping)

Hola amigos,

Os comento lo sucedido estos últimos cuatro días en Appalachian Trail


Viernes, 7 de Julio

Harpers Ferry (AT Hiker Hostel) a Dahlgren Backpacker Campground (Tent)

Reconozco que me ha costado salir del Hostel y ponerme en marcha. Es muy difícil dejar lo bueno y la comodidad.  A despedirme acude Zagar y lo hace con tres abrazos, al estilo iraní. Es una persona muy educada y amable. Hasta siempre Zagar, no dejes de escribirme para saber de ti.

Salgo del Hostel acompañado de otros dos Thru-Hiker. Para acceder al Appalachian Trail  debemos bajar por una prolongada ladera, con gran pendiente y peligrosa. Cruzamos las vías del ferrocarril y ya estamos en la senda, en territorio del estado de Maryland.

En toda esta zona fronteriza de Virginia, West Virginia y Maryland hubo numerosas batallas durante la guerra de Secesión y estos territorios cambiaron varias veces de bando, en función del resultado de las batallas que libraban los Unionistas y Confederados. Según he podido saber, aún hoy en día existen sentimientos encontrados, por definirlos de algún modo, con respecto a aquella época, en definitiva, con respecto a dos formas de entender la vida.

El recorrido está perfecto, ancho, bien acondicionado y sin desniveles  importantes. Apenas señalar la subida a Lamb's Kanoll y varios tramos de piedra, que siempre son un verdadero incordio.

En la milla 1034 se encuentra Gathland Date Park, un lugar muy bonito y bien cuidado, donde poder descansar y reponer fuerzas.

Poco después de este lugar me encuentro con Katrina, aunque más acertado sería decir que ella me ha encontrado a mí. Sabía que yo estaba en Harpers Ferry, ha preguntado a los Thru-Hiker y estos le han dicho que estaba como una hora delante de ella. Caminamos juntos durante cuatro o cinco horas, hasta encontrarnos con su novio Chris que la estaba esperando. Hacía muchos días que no la había visto y me ha encantado compartir un trozo del Appalachian Trail con ella.

Más sorpresas. En el Campground me encuentro con José 'cuatro pelos", que también hacía unos días que no le veía. Hablo un rato con él, hasta que llegan sus amigos. También ellos fueron el 4 de Julio a Washington DC…

Después de cenar preparo las cosas para mañana y a dormir…

¡Buenas noches!

Posición en el Campground (Tent):  39.481120, -77.619230 y 318 m de altitud


Sábado, 8 de Julio

Dahlgren Backpacker Campground (Tent) a Raven Rock Shelter

A las cinco y media de la mañana los pájaros comienzan su concierto de todos los días. Es una maravilla oírles en completo silencio, en medio del bosque, metido en el saco de dormir. A esta hora son los reyes del bosque, sin duda alguna. Os aseguro que muchos de los que estamos en Appalachian Trail les prestamos atención por las mañanas.

Hoy pretendo recorrer unas 20 millas, así que desayuno y recojo la tienda un poco antes que de costumbre, para ponerme en marcha a las 6,40h.

Las primeras millas del recorrido están muy bien acondicionadas y no presentan desniveles importantes. En un agradable paseo llego al monumento a Washington, el primer presidente de Estados Unidos. Antes, habré visto numerosos carteles explicando los hechos más importantes acaecidos en esa época, hasta la proclamación de independencia de Gran Bretaña y, con ello, el acceso al cargo de primer presidente.

Las últimas nueve millas han sido más duras, con tramos de mucha piedra, especialmente la subida al Shelter dónde pasaré la noche.

Mientras me dirijo al Shelter se está fraguando una tormenta. El viento toma mucha fuerza y agita los árboles con virulencia. Una rama cae de uno de ellos y me golpea en el hombro derecho, afortunadamente sin mayores consecuencias que el dolor que esto supone. Aprieto el paso para no mojarme. Ha sido poner el pie en el shelter y desatarse la tormenta. Ha estado lloviendo con fuerza durante hora y media.

Durante la cena conozco a Vaun Hawbaker, un Monitor que está con cuatro niños pasando el fin de semana en la montaña. Les enseña a los niños a hacer cucharas de madera y de paso los mantiene entretenidos. Hacen tiempo hasta que deje de llover, porque deben montar sus tiendas de campaña, ya que en la cabaña no se pueden alojar, al estar destinadas exclusivamente a los Thru-Hiker.

Ha bajado diez grados la temperatura en muy poco tiempo. Me duele el hombro y decido tomar un ibuprofeno. A ver mañana...

¡Buenas noches!

Posición en el Shelter:  39.667749, -77.532875 y 348 m de altitud


Domingo, 9  de Julio

Raven Rock Shelter a US.30 Caledonia State Park (Tent)

Larga, muy larga, la jornada de hoy, con algunos desniveles de cierta importancia como es el caso de Chimney Rocks. En muchos puntos con tramos de piedra, laboriosos de pasar por la atención constante que requiere. Los pies, tobillos y rodillas son los que sufren en mayor medida este tipo de camino. Jornada calurosa que ha añadido mayor dificultad al trayecto.

Hoy estoy muy-muy desmoralizado, totalmente desanimado, sin que pueda explicar el motivo. Quizá sea la suma de muchas variables: El cansancio psicológico, las dolencias físicas, el calor, etc. El caso es que me he pasado el día "echando pestes" y quejándome de todo, incluso he llegado a tirar la mochila.

Pero, a media tarde, algo ha puesto mi cabeza en su sitio. Cómo he dicho camino renegado, cuándo veo venir de frente una fila de nueve personas, una mayor, abriendo el grupo y otra cerrándolo; en medio, siete jóvenes de unos quince o dieciséis años. El que va en cabeza dice en voz alta: "Let way. Is a Thru-Hiker". Todos de apartan a su derecha para que pueda pasar. Mientras lo hago, me van saludando uno a uno. Con el Monitor que cierra el grupo hablo un poco y le doy las gracias. Su respuesta: "You are welcome".

Cuándo se alejan, lleno de aire mis pulmones y, en una mezcla de rabia y emoción, grito todo lo que puedo: "¡Soy un Thru-Hiker maldita sea!. Alguien que está haciendo algo extraordinario. ¿De qué cojooones me quejo? Tengo el respeto y el cariño de la gente y no debo quejarme. Un Thru-Hiker ha de superar todo lo que se presente. ¡Llegaré a Maine aunque me duela el cuerpo entero!"

Entro en Caledonia State Park cuando empieza a caer la tarde. Mientras hago la cena, monto la tienda en un extremo del Parque. Ceno, y cuando ya es de noche, se acerca un Ranger para decirme que debo desmontar la tienda e irme, porque no se puede acampar. Le hago ver que soy un Thru-Hiker, que estoy en una zona limítrofe del Parque y que es de noche. Es inútil, me requiere a que la desmonte de inmediato y me vaya.

Al rato, recojo todas mis pertenencias y me voy. Son las 21,30 horas ¿A dónde voy?,- pienso. Decido quedarme en los límites del Parque, porque necesito utilizar sus servicios (electricidad, agua, etc.), y lo haré ocultándome en otro lugar. Monto de nuevo la tienda de campaña, a oscuras (todo se aprende...), detrás de unos arbustos que me sirven de protección, sin encender ninguna luz. Entretanto, el Ranger manda a la Policía a la zona dónde estaba la tienda la primera vez, para comprobar si me he ido. Él cree que no me he ido y está en lo cierto. Manda a la Policía una segunda vez. Piensa que estoy a su derecha, pero estoy detrás de él, observándole. A las 22:30h, por fin puedo dormir...

Alrededor de la tienda hay multitud de "fireflies", mosquitos luminosos, que le dan un aire especial al lugar donde me encuentro. Estos animales son muy comunes en Apalaches, en los meses de Junio y Julio. Los he podido contemplar en muchos lugares, aunque en el bosque es donde adquieren su mayor belleza y dimensión.

¡Felices sueños!  Estoy agotado...

Posición en la Tienda:  39.909146, -77.483551 y 342 m de altitud


En el día de hoy, Lunes, 10  de Julio

US.30 Caledonia State Oark (Tent) a Pine Grove Furnace State Park (Camping)

Con cierta preocupación, me levanto muy pronto con la idea de recoger la tienda antes de que el Ranger o la Policía detecten mi presencia dentro del Parque. Son las 6:40 horas cuándo termino de recoger todo e irme a la zona de los baños y servicios para desayunar en una de las muchas mesas que hay a su alrededor. Son las siete en punto, cuándo aparece una patrulla de la Policía. Pienso que de seguir la tienda montada me hubieran visto, sin duda.

Son las 7,30h cuando me pongo en marcha. Camino ya por el Estado de Pennsylvania. El día es esplendido y pretendo caminar unas 20 millas. Es mucho, pero el trayecto no es montañoso y es posible. Como siempre las últimas millas han sido las peores, por el cansancio y el suelo de piedra. Hoy he superado la mitad del Appalachian Trail, 1750 km, algo que para los Thru-Hiker supone también cruzar una importante barrera psicológica. Estando en este punto soy realmente consciente de lo que significa hacer esta ruta, puedo sentir las mil y una dificultades vividas y proyectarlas al futuro, en esa otra mitad que aún me queda por recorrer. No oculto un cierto vértigo, a pesar de la experiencia acumulada en estos 71 días en Appalachian Trail.

Llego a mi destino y el Hostel está cerrado, por un acontecimiento privado. Voy a un local que vende un poco de todo, compro propano y le pido a la dependienta que me localice un hostel por los alrededores y que me vengan a buscar. El hostel es posible, pero el viaje hasta ese lugar me supondrá 25 dólares. Decido buscar otras opciones. 

Cojo mi mochila y, al rato, un Ranger detiene su vehículo todo terreno para preguntarme si necesito ayuda. Le digo que si, que necesito un lugar para pasar la noche. Me responde que sólo es posible en el camping, que está ubicado a cierta distancia. Sorprendentemente me pide que suba al coche, diciéndome que él me lleva hasta el camping. Y no solamente lo hace, sino que me ayuda con todos los tramites que debo realizar y en la localización de mi lugar de acampada, ya que el camping es muy grande.

Cuando acabo de montar la tienda de campaña, se acerca un hombre. Me pregunta si soy un Thru-Hiker, a lo que respondo afirmativamente. Se presenta como John y me invita a cenar con ellos. Acepto encantado y le pido treinta minutos para asearme y lavar la ropa.

Jon, Patty, John
Regreso y me dirijo a su mesa. Me recibe John, quien a continuación me presenta a Patty, su esposa. Ellos son de Filadelfia y están unos días de descanso en el camping. Adoran España y conocen varias ciudades. Les gusta mucho Málaga, especialmente Ronda, aunque John se queda con La Mancha y sus quesos. Durante casi dos horas he estado con ellos, muy a gusto. Al despedirme, me invitan a desayunar mañana, antes de irme. Me siento agradecido y conmovido por la amabilidad y atención que han tenido conmigo. ¡Gracias John y Patty! mis Trail Ángels de hoy…

¡Buenas noches!

Posición en el Camping:  40.024283, -77.313282 y 290 m de altitud

Os dejo con la canción "I can't you see" de Waylon Jennings

Un abrazo



4 comentarios:

  1. Aupa Jon! Desde Barbatona te mandamos muchos ánimos y energía!!!
    Suerte y esperamos verte pronto!
    Miguel, Silvia, Mikel e Irati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basajaun (Jon Galdos)12 de julio de 2017, 9:10

      ¡Aupa Miguel!
      Me da mucha alegría y ánimo recibir tu mensaje. Cuándo regrese a España, en los primeros dias de Octubre, iré un día a vuestra casa con una botella de vino (muy grande…jjj), para cenar con vosotros y hablar de nuestras vidas y locuras. ¡Eskerrik asko! por estar siempre ahí, animando a este peregrino de la vida. Un abrazote para ti Miguel y también para Silvia, Mikel (el trasto) e Irati.

      Eliminar
  2. Hola Jon,

    Te conozco y sé que tu coraje y determinación estan fuera de toda duda. Eres un gran deportista, de esos que no salen en la tele, pero que ponen todo el corazón y energía en lo que hacen. Enhorabuena por lo mucho que ya has conseguido y gracias por compartir tu aventura con nosotros. Cuídate y ánimo! Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basajaun (Jon Galdos)17 de julio de 2017, 3:09

      Muchas gracias Luis!!
      Ya sabes que me considero simplemente un obrero del deporte, alguien que intenta siempre cumplir sus objetivos lo mejor que puede y sabe. En Appalachian Trail, además de la propia fortaleza física, juegan también otros factores muy importantes.Gracias por estar ahí apoyando. Un abrazote

      Eliminar